Laura Solórzano

Escribir es estructurar la vida

8

Apr

Ya el flaco cumplió #CaracasHeroica

Para el flaco, aunque no lo lea.

Hoy marché, lloré, grité, salté, sonreí, abracé, me emocioné y yo no soy así. Hoy fui una más, poco racional y llena de emociones inexplicables e incontrolables. No me gusta perder el control sobre mí y eso pasó hoy. Pero eso pasó porque hoy, por segunda vez en 26 años, sentí que de verdad está aclarando la mañana en Venezuela. Porque tú me llenas de esperanza, porque me llenas de emociones irracionales, porque me devuelves la fé. Hoy me desperté sabiendo que queda echar el resto y que esto ya lo hice una vez.

Te voy a contar lo que viví hoy. Tengo años marchando. Marché, desde 2006 con mi UCAB -nuestra UCAB- y desde entonces no he dejado de hacerlo. He ido a casi todas las marchas, pero solo en dos de ellas me he emocionado de verdad. Me cuesta emocionarme porque casi siempre trato de ser muy objetiva en esas cosas, pero hay momentos en los que es imposible no hacerlo.

Verás, en 2007 siempre trabajé en las marchas, ayudaba a organizar lalogística, coordinaba gente, casi nunca fui solo espectadora. Pero ese año nos pusimos como reto llenar la Bolívar, sería la primera vez que lo intentaríamos y no podíamos quedar mal. Esa vez marché con un grupo de la UCAB y cuando llegamos al tunel de la Bolívar nos detuvimos, nos agachamos y segundos después salimos corriendo gritando alguna consigna que no recuerdo. Ese ha sido, hasta ahora, uno de los momentos más emocionantes de mi vida. Esa noche llegué a mi casa y lloré. Ese día supe que el 03 de diciembre ganaríamos.

Hoy cuando pasé ese túnel estaba acompañada de mi papá, justo en ese momento escuché “está aclarando la mañana en Venezuela” y acto seguido llegó un grupo con una samba y se detuvo en el túnel. No se agacharon ni corrieron, transmitieron una energía distinta, de alegría, de felicidad. Entonces lloré nuevamente. Lloré porque, chamo, yo ya me cansé de pelear con el otro, me cansé de sentirme insegura, me cansé de no tener esperanza.

En medio de aquel escándalo, sequé mis lágrimas y me aislé mentalmente un poco. Comencé a observar rostros de gente #caracasheoricaque, como yo, quiere sentirse segura en la calle, quiere recuperar espacios, gente que está cansada de tenerle miedo a otro venezolano. Y nuevamente se me aguaron los ojos.

Yo tengo un compromiso con mi país, con mis sobrinos, conmigo y ese compromiso está a tu lado, luchando para que ganes. Tú tienes un compromiso con el país, conmigo, con todos; yo creo en tu compromiso porque quieres a mi Venezuela y la quieres bonito, y a las mujeres hay que quererlas bonito.

Nos falta poco, flaco.

[Fotos de Saúl Solórzano]