Laura Solórzano

Escribir es estructurar la vida

26

Feb

La semana pasada nos mentimos y fue hermoso.

Fue una de esas mentiras hermosas que parecían ser pre-acordadas en algún contrato o “términos y condiciones” que vienen en las promociones. Nos mentimos como quién miente para poder continuar de una fantasía. Nos mentimos para aferrarnos a un recuerdo de eso que nopudoser porque estamosdemasiadoocupados. Tú me dijiste que estabas full con el trabajo, yo te dije que entendía prefectamente porque también lo estaba. Los dos supimos, desde que leímos el mensaje, que sería el comienzo de esas mentiras acordadas que terminan en mensajes olvidados.

Qué hermoso es mentirse cuando ambos están conscientes de aquello.

Nos mentimos al decirnos que reprogramaríamos el almuerzo tan deseado. Que ese lugar, el del almuerzo, sería nuestro lugar para siempre. Justo en ese momento quise mentirte y decirte que ese día, el de la comida, te daría un libro parecido a mi <<Una chica cualquiera>> de Arthur Miller, porque eso soy yo, una chica cualquiera que se mete en la vida ajena. Porque eso eres, un chico cualquiera que me recordó que vale la pena.

Nos mentimos al decirnos que extrañábamos las largas conversaciones. Esa mentira cómplice que se traducirá en miradas silentes si algún día nos cruzamos en la calle delante de la gente. No habrá reclamos de ninguna parte porque ambos sabremos que mentir, de a ratos, también es hermoso.

Antes no quise mentirte, pero hoy disfruto hacerlo. Nos vemos más tarde, cuando entre mensajes sueltos, nos captemos unas mentiras.

Besos,

Nathalia.

29

Dec

Entonces terminó otro año más

No sé si a ustedes les pasa lo mismo, pero para mi este año se picó en dos. Sí, obviamente es “antes del 7” y “después del 7”. Y es que recién hace una semana entendí que había pasado otro año más. Pero, mientras mis vecinos cantan en un karaoke y no me dejan concentrarme en otra les narraré mi año.

Antes del 7

Enero comenzó lleno de esperanzas porque este era EL año, entre mensajes y mensajes todos sabíamos que teníamos que trabajar duro y #ElAutor así nos lo dijo.
ChavezOfficial EneroMientras el mes pasaba, yo comenzaba con mal pie el año, pero la intensidad por una historia mal concluida dio pie a una de mis primeras carcajadas cuando pedí por Twitter a “alguien que me hiciera reír” y El Caps me mandó cosquillas virtuales Cosquillas virtuales.

Como era de esperarse, mi poeta favorito (Hamid) puso uno de esos mensajes que me gustan y me dan ganas de seguir escribiendo como si no hubiese mañana, ¡Qué bonito es tener gente que te inspira! Intensiones desnudas

Mientras pasaban los días y medio de una broma por un viaje a Australia, tuve una de las mejores conversaciones del año con Guille donde la conclusión fue la que les dejo a continuación.

Crecer

Con mis planes de libros y títulos e historias llegaban estos para recordarlo, pero el tiempo apremiaba y mi cabeza estaba en otro lugar.

Porque cuando llegó febrero yo cumplía mi primer año de trabajo en DosPuntoUno, el tiempo pasó volando, pero es lo que ocurre cuando te diviertes y no te quieres ir. Comenzaba un nuevo año de logros con frutos que llegarían cuando el tiempo así lo dispusiera. Un año en DosPuntoUno

 

El 04 de febrero, después de un juego del Caracas FC, pasé uno de los mayores sustos del año con un gran amigo (ChavezOfficial) y todo el team que estuvo en peligro de ser descubierto. Mi mensaje para ellos fue claro.

Y justo entonces cuando crees que todo está mal, que la lucha está cada vez peor y que la ciudad es hostil sale –otra vez- el Caps con este video

Ya para mediados de febrero era oficial que la familia crecía, ahora en DosPuntoUno teníamos más miembros, ellos sería parte de la parte genial del año y así comenzaba el amor.

Amor DPU

Mientras tanto, entre escribidera y escribidera decidí que los paréntesis serían parte de la historia (porque el amor se vive mejor cuando se hace entre ello(a)s) 

Y “calma” fue la palabra de este mes, por mi tranquilidad al caminar, por los zombies que volvían, por la historia que escribía y porque solo ella (Bea) sabía cuál era la el “él” que me ponía las piernas a temblar cuando nos encontrábamos a este en cualquier lugar .

Y definitivamente, después de unos meses entendí, lo que Eléazar quería decir, porque “amor sin humor no dura”.

Ella, aunque aún no la nombro, fue parte de mi compañía durante todo el año, y mi Pichi me llevó a un lugar en el que entendí que las historias se escriben para recordar con ellas quién eres y que el vacío no existe cuando tienes amigas. Anita y Hannah

En marzo cambié, me tatué, se lo dije a mis papás, perdí el miedo, asumí un reto y soñé. Y un micro cuento dio pie a un post completo, por si el fin del mundo llegaba mañana.

Abril fue un mes de completos enredos, pero tuve buenos momentos cuando Ricardo y yo le pedimos permiso al tiempo para encontrarnos en una plaza, entre multitudes de gentes, para poder tomarnos unas cervezas y escribir un texto -de esos que no se publican, aún-. 

tiempo

Un día, cuando el corazón se me partió en pedacitos en medio de una mentira, conseguí mi mejor capacidad de escribir gracias a los consejos de Bea. Y en medio de la tasca comenzamos a escribir historias con amigos de esos que siempre quieres disfrutar. Y así comenzaban los cuentos de tascas.

Cuentos de tasca

Y fuiste ese mes que me hizo creer que escribir era mejor medicina, sobre todo si se acompaña con unas buenas birras.

Mayo, mi Mayo, mi mejor mes del año, y fuiste tan el mejor que de ti no quiero –ni puedo- escribir.

Junio siempre es el mes que me acerca más a Andrés y Mafe, no sé por qué, pero entre juegos, rulos, pizzas y el “Soy licenciada” de Goyito, fuiste un mes que recuerdo lleno de sonrisas, pero también lleno de café porque las clases de guión con el Bond eso no podía falta. Y gracias a él porque me hizo recordar que con Woody al lado, siempre estás mejor.

También me despedí de mi Jess y me fui a ver Los Miserables, uno de los mejores regalos del año, ¡Gracias, Antuan! 

Y en Junio, comencé a entender que era el momento de  acelerar la construcción del camino.  Así que llamé a mi cómplice, nos pusimos la capa y nos fuimos de reuniones. La esperanza se montaba en un camión lleno de ilusiones. 

Julio, mi mes de cumpleaños y el de Caracas donde el loco de Ele me hizo una imagen Hermosa para mandársela a todos y cumplieran con mi petición de cumpleaños “dejarle un mensaje a Caracas porque #ConLauEscribimosCaracas”. Quisiera colocarles todos los mensajes, pero son muchos y esto está largo. Lo mejor de ese día fue descubrir que somos más los que la queremos y la cuidamos. (el día de mi cumpleaños también fui a un foro de Capriles por Facebook y le hice una pregunta)

Julio también fue un momento de orgullos en la familia DPU, cada día éramos más y los logros no tardaban en llegar.

Agosto y septiembre fueron un solo mes de “ponte las pilas que queda poco”, inscribimos candidato, marchamos, grabamos videos, hicimos post y mi vida se tornó en un momento para dedicarle a la política. Hicimos campañas, cuadramos estrategias, conocí gente increíble y fui afortunada. Aunque esto pasó después, mi aprendizaje de esos meses fue, definitivamente, cuando Andreína dijo: #HayUnEquipo.

 Un equipo

 

 

 

 

Durante el 7: Léelo aquí.

 Después de 7.

Estos meses han sido uno solo. Me fui a Aruba a la boda de unos grandes amigos, que para mi son mi familia, y me divertí como nunca, tuve una de las mejores peas de mi historia y aunque me costó un iPhone, no me arrepiento. Me hicieron socia en DosPuntoUno (aplausos para mi, palma y puñito), conocí amigos nuevos, bajé unos cuantos kilos, lloré como loca en el metro, y descubrí que me enamoro de mentes, aunque “le hago el amor” a los cuerpos.

Después del 7 no hay mucho que decir, las ganas siguen aunque en menos cantidad, la “vaina” está igual solo que más cara porque el dólar ya ni se ve. Y yo estoy aquí, en mi silla, en mi máquina, con mis cuentos y por fin escribiendo “la que no debe ser nombrada”.

Hay gente de la que no hablé aquí, no porque no los recuerde, sino porque ustedes marcaron mi año de maneras tan especiales que sencillamente necesito un Nuevo post para ello (Amanda, Andrés, Nanda, mis papas, mi hermano, Anabel, Johann, Leo, Erick,  Ernesto, Leydi, Mariana, Ele –a ti te nombré y ya te hice post-, mis mujeres del siglo 21, Antonio, Robert, Hugo, Guille, Angie, Héctor, Ángel, The Official Team, Laura, Isaac B, Armando, Mora, Isa S… A todos, los quiero)

Y mi lema para el 2013 es que será un año diferente, ni bueno ni malo, simplemente diferente.

PD: Nani, Pati, las extraño.

16

Sep

Encuentros pospuestos

«En dos, mi vida se picó en dos –sí, así como ocurre en la historia de la sociedad, en el mundo- Una vida picada en un antes y un después, ridículamente contada como si fuese una cursilería generada por un guionista de Hollywood en sus películas para chicas»

Así comenzaba la conversación que tendrían Estela y Matías en el café de Marcela, lugar en el que solían encontrarse secretamente para recordar el pasado. Aquella tarde había sido diferente. Habían tenido una discusión antes de verse.

«No, no podemos volver al pasado» decía ella, «es un pasado convertido en constante presente. Tu para mi sigues siendo un antes y un después, una necesidad inconclusa, una historia a medio escribir» contestaba él mientras encendía un cigarrillo.

E: Esto M, es así porque tú lo quisiste, no tengo por qué explicártelo. Tu tomaste la decisión por los dos ¡Maldita sea la hora en que decidí mudarme a esta ciudad!

M: Nosotros teníamos que encontrarnos otra vez, nos debíamos una historia, un nosotros, una conversación.

E:  Una que no llegará. Hoy estamos aquí, tu y yo, sentados con “nosotros”. Mañana tú estarás con otra y yo igual, con otro. No nos interesa sentarnos a entablar  una relación, no ahora. Tenemos un ego lo suficientemente complejo como para luchar con otro.

M: Siempre tienes diálogos de película.

E: Es mi trabajo M, siempre te dije que la facultad de los que escribimos era adelantarnos a los eventos.

Estela se puso de pie, canceló la cuenta y volteó simplemente para decir «M, esta va por mi»

21

Aug

Hoy me encontré un señor sin esperanza

–          ¿Ves las estrellas?

–          ¿Dónde?

–          Allá arriba.

–          No, veo solo un cielo negro.

–          Concéntrate, si lo haces verás como comienzan a aparecer delante de ti esos puntitos blancos, lindos, que te hacen pensar en muchas cosas. Que, aunque lo niegues, te hacen desear que una estrella fugaz decida pasar apuradita en el firmamento.

–          Inventas mucho.

–          No, en serio, hazlo. Es como el país.

–          Siempre mezclas todo con política.

–          No, bueno sí, pero esta vez no. Mira, cuando uno va en el metro necesita concentrarse para comenzar a ver esas estrellitas que brillan en la oscuridad y que te hacen decir: es posible el camino. Te voy a contar algo:

Hoy me encontré a un señor sin esperanza en el metro. No es fácil vivir acá, lo entiendo. A veces yo también pierdo la fe. El metro es como el clima de Caracas, a veces está azul y soleado y sientes que la quieres. Otros días, está gris y fría y te deprime. Hay días en los que las estrellas del metro brillan más, otras en las que sencillamente me imagino poniendo una bomba como James Bond y caminando mientras escucho la explosión. Sí, sé que no debería pensar de esa manera, pero no es fácil. Entiéndeme.

Hace tiempo me había alejado de todo, había decidido “vivir mi vida” hasta que entendí que tal cosa era absurda y que mi vida se estaba limitando a cuatro paredes, entonces volví. Bueno, eso y que uno de mis amigos me empujó a seguir en el tema. Pero ajá, el señor. Ese señor me decía que no había futuro y yo le decía “la esperanza no se pierde”. “Todo va a estar siempre peor” me decía, “debe ser mi juventud, pero veo un camino diferente” le respondía. No sabía cómo sentirme, creo que jamás me había encontrado a alguien sin esperanza. Creo que sé por qué.

–          A ver, ¿Por qué?

–          Porque ese señor no lograba concentrarse y ver el cielo. No era capaz de ver las estrellitas que luchaban contra la contaminación y la iluminación para ser vistas por nosotros. Así que concéntrate, mira el cielo y ve los puntos blancos. Yo creo que hay un cambio y eso es lo que tenemos que transmitir.

18

Apr

Motivos para no enamorarse

Pocas veces pasa, por lo menos en mi vida, que la identificación con una película se de desde el primer segundo hast a el último generando una tranquilidad y revelación que podría ser incluso una epifanía en un nivel más bajo.

Acá les dejo otro diálogo de una película que acaba de cambiar mi vida, acaba de reafirmar lo que hizo la anterior y que me habló. Motivos para no enamorarse:

“El tipo de tipo que se enamora de mi no es el tipo de tipo que a mi me gusta. Y el tipo de tipo que a mi me gusta no es de tipo de tipo que se enamora de mi”.

“Porque cuando alguien se enamora de mi comienzo a sospechar” (y termino corriendolo por acoso y exceso de sinceridad)

 

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=f9e9TCV9Gyw]

 

11

Apr

Caracas, aquí ya no cabemos más

En ti, 07 de abril de 2012.

Hola,

Espero que lo sepas, pero tenemos que hablar. Sí, sé que últimamente nos la estamos pasando genial, yo salgo, te veo, te beso, te admiro, te siento, te respiro. Tu me ves, me abrazas y me golpeas, me besas y me muerdes, me lastimas y me conscientes. Nosotras nos queremos y nos hacemos daño. Nos vivimos y nos cambiamos los rostros para ponerle nombre de Ellos y que todo sea más sencillo.

Sé también que te dije, cuando regresé, que intentaría tener algo contigo y que fuese por siempre, pero es que entiéndeme, quiero seguir contigo pero para eso necesito alejarme, tener mi espacio, mi tiempo.

Caracas, bella, sabes que he cometido grandes errores poniéndote rostro de hombre. Eso nos ha jodido a las dos. Hoy ya no camino tan tranquila por tus calles, allá afuera están Ellas. Esas Ellas que hacen daño y a las que les hice daño. Esas Ellas que no quiero cruzarme porque me recuerdan que fueron las que “ganaron” en esa pequeña batalla (que nunca se dio).

Tampoco estoy tranquila Caracas porque siento que en cualquier momento puedo estar tirada en tu suelo, sin mi celular o sin algún otro amigo. No llores hermosa, tu sabes de lo que te hablo, la inseguridad nos está comiendo las ganas como las termitas a una cama. El Fito se lo cantó a Baires cuando le dijo “Te falta el mambo y te sobran muertos”. Esto es un tengo con un no quiero.

Eres una loca y como todas las locas, seduces y enamoras con ese noséqué que me hace quedarme y quererte, pero al mismo tiempo me asusta perderte y sé que si intento quedarme para tenerte, me perderé en ti y tu en mi.

No, tranquila, no eres tú, tampoco yo. No estoy segura de que sean Ellos y mucho menos Ellas, pero lo que sé es que me tengo que ir. Volveré Caracas, sé que volveré.

Pasaré un rato en Baires o Madrid, y sé que de ti siempre lograré escribir. Oh Caracas, mi Caracas.

Te llevaré conmigo a donde vaya, en mi lienzo, en mi pie y en mi tobillo también. Tu nombre tatuado, mi único y gran amor, jamás olvidado: CARACAS.

No sé qué más puedo decir, ahora que las lágrimas y mis ojos se encontraron, sólo quiero dormir. De ti no me puedo despedir.

Aún no me voy y ya comienzo a extrañarte.

Siempre. Presente.

 

L.

4

Apr

Conversaciones

El mundo habla. Nos comunicamos a diario. Tenemos conversaciones en las que día a día se conoce, se siente, se piensa, se comunica. Somos seres humanos y tenemos, a diferencia de los animales, una gran capacidad de entendimiento que nos permite saber y estar conscientes de que la otra persona (con la que solemos sostener una conversación) tiene sentimientos, pensamientos, confía en las palabras que salen de nuestro boca. Nadie espera ser defraudado de buenas a primeras.

Esas mismas conversaciones las evitamos cuando no tenemos nada que decir, cuando no sabemos qué es exactamente lo que se tiene que decir para no dañar más a la otra persona. Hay otros, que por el contrario, sencillamente evitan las conversaciones incómodas porque tienen algo relacionado a esa no-culpa moderna que nos llena de deseos adolescentes de querer hacer las cosas sin que nada nos importe. Yo he estado en ambos puntos.

Hay conversaciones que se postergan tanto que cuando llegan ya no vale la pena si quiera gastar dinero en un café para tenerlas.

Yo esperé una conversación que nunca llegó y un día, sin más ni menos, me desperté sin ganas de tenerla. Yo, te (dis)culpo. Todo estará bien al final del día. Yo haré lo propio para que la fiesta sea llevada en paz. Sé que a ti no te importa, pero está bien. La paz la encuentro yo conmigo, en mí.

Por esas conversaciones que nunca se tendrán ¡Salud!

1

Apr

Cuaderno de notas

Siempre hay, en la vida de las personas, momentos, películas, canciones que hacen que tu vida (o una parte de ella) comience a ser identificada como un antes/después. Ver “Lugares comunes”, peli que tenía pendientes desde hace ya varios meses, significó para ese ese antes/después del que les hablo.

Acá les comparto el primer monólogo de la película. Les recomiendo verlo desde el min 2.30 hasta el 4.30. Dos minutos de puras verdades sobre ese llamado arte de “escribir”.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=m5ZgogQfriM]

9

Feb

Colores

CaracasHoy, solo tengo ganas de pintar. No sabía que lo hacías. No lo hago, verás… Cuando estoy contenta porque un simple “Hola” me saca sonrisas de colores, entonces me provoca pintar, crear nuevos tonos, tomar el cielo como lienzo, darle acabados de rojos. Cuando estoy asustada, también me provoca hacerlo. Pintar en escala de grises, aunque por lo general me provoca pintar con palabras nuevos mundo posibles, esos mundos en los que sé que podré tenerte a mi lado ¿De dónde salen tus sonrisas? Ya te dije, de motivos espontáneos. Entonces, quiero generar más sonrisas de colores, para que podamos pintar esos mundos posibles que solo nosotros imaginamos. Me gusta (s) esa idea. A mi (tu) también. -Creando diálogos-