Laura Solórzano

Escribir es estructurar la vida

12

Aug

“Nunca es suficiente”… (Sobre la crisis mundial)

Nunca me ha gustado mucho la economía, me cuesta muchísimo entender aquello de “la mano invisible que mueve el mercado”, “la plusvalía del producto” y todas aquellas cosas que  tienen que ver con el PIB de un país. Sin embargo, este asunto de la crisis económica me ha llamado bastante la atención, sobre todo por la preocupación de que dicha crisis parece ser el comienzo del fin de numerosas cosas como las conocemos.

Estaba con mi hermano viendo un documental llamado “Inside Jobs (trabajos confidenciales – 2010)” realizado por Charles H. Ferguson para explicar, de manera sencilla, qué ocurre desde el 2000 con esto llamado “Crisis Económica Mundial”. No les explicaré dicho documental aquí, les pido que por favor lo vean y saquen ustedes mismos sus propias conclusiones.

Lo que aquí quiero expresar es mi confusión sobre lo que es y debería ser el mundo hoy en día. Siempre he sido bastante idealista, soy de las que cree que si nos ponemos de acuerdo podemos arreglar muchísimas cosas que están malas en el mundo, digamos que a eso se le llama “voluntad política”. Hoy en día ya no estoy tan segura de eso.

La crisis que hoy abarca todo el territorio denominado “Planeta Tierra” fue provocada por unos 100 hombres (y aproximadamente 5 mujeres) para los que “nunca fue suficiente”. Entes privados (fondos de inversionistas, bancos, aseguradoras) que, avalados por lobistas, generaron junto al gobierno de los Estados Unidos –en sus últimas tres administraciones- lo que está ocurriendo en este momento; pensaron sólo en ellos y “creyeron” estar haciéndole un bien al mundo cuando en realidad hipotecaron países completos (como Islandia), destruyeron sueños (como los del Fondo de Pensiones de Virginia) y salieron ganando pues la suma de dinero en sus bolsillos supera el billón de USD.

Hay algo más paradójico y triste que eso y es que la mayoría de esas personas, responsables por la crisis económica que vive el mundo hoy forman parte de la administración Obama como por ejemplo Larry Summers quien es uno de los responsables del desastre financiero en el que estamos.

Yo, una joven cuasi licenciada en Filosofía a la que cuando le hablan de economía se duerme, he notado que muchas veces tengo –por más arrogante que suene- eso que Descartes nombra al principio del Discurso del Método “Sentido Común” y me pregunto ¿Cómo es posible que personas que no han entendido lo grave de su falta y su responsabilidad en la crisis sean los que hoy en día se están “encargando” de solventar la tercera mayor crisis económica que atraviesa Estados Unidos y que como primera potencia del mundo afecta a todos los demás países en mayor o menor medida? ¿Entienden ellos que cientos de personas perdieron los ahorros de toda su vida y que cuando afirman “Si a ellos les va mal a nosotros también” lo que en realidad están diciendo es “Si a ellos les va mal nosotros dejamos de tener muchos millones de dólares”? Cuando hablo de ellos me refiero a todas aquellas personas que no tenían idea que sus hipotecas y fondos de retiro estaban siendo utilizados para inversiones de alto riesgo.

Hace un tiempo escuché que un estudio reciente sobre mi generación indicaba que cada día creíamos menos en los gobiernos y que en cierta medida corríamos el riesgo de ser –en general- una generación “anti-gobierno”, no recuerdo dónde lo escuche, pero sé que me marcó. Anoche lo reviví de nuevo y pensé: “Evidentemente, en este rollo de la crisis mundial están metidos hasta los presidentes de las escuelas de economía de las universidades más prestigiosas del mundo: Harvard, Columbia, y muchísimas otras. Es obvio que para nosotros creer en esos que “dirigen el mundo” no forman parte de “personas en las que puedo creer”. Claro que podemos volvernos anti-gobierno”.

Esto me hace pensar en un discurso de que da Cantinflas en una de sus películas  (Su Excelencia) y que siempre recuerdo. En la película se reflejaba la época de la guerra fría y era una parodia sobre  los embajadores representantes de países que en la “ONU” están decidiendo quién gana la guerra y su discurso se basa en recordarle a esos 100 hombrecitos que están ahí sentados que ellos realmente representan cientos de miles de millones de personas.

Hoy no escribo para hacer un llamado de reflexión a ustedes que amablemente leen lo que escribo, pero sí a aquellos que nos gobiernan o pretenden hacerlo (aunque esos sean los que no me leen porque “nunca tengo argumentos”) pero me entonces pregunto: ¿Para qué dicen que son “servidores públicos” si antes/durante/después de tener el cargo alegan que ustedes tienen “vida privada”, “intereses personales” y que su meta de vida importa mucho más que la realidad de cientos de personas que creyeron en ustedes? ¿Acaso no es posible, en serio, conseguir personas que –desde los gobiernos, TODOS- quieran y tengan la voluntad de hacer las cosas por el mundo?

El mundo siempre ha estado mal, desde que lo he estudiado (antes de Sócrates) las guerras han formado parte de nuestras vidas por aquello de “Nunca es suficiente”, pero siento que hoy estamos peor, y no porque sea la época que me tocó vivir, sino porque nosotros mismos estamos destruyendo un mundo que parece estar diagnosticado con una enfermedad terminal llamada “seres humanos”. No sé si estoy del todo contenta con la época que me tocó vivir, pero sé que quiero seguir luchando para no tener que arrepentirme nunca de haberle dañado la existencia a un montón de gente por decisiones basadas sólo en mi egoísta ego. Ojalá más personas de mi generación con ansias de ser “Políticos” entendieran ciertas cosas y no me llamaran comeflor.

17

Jul

Pensar, ese fue el problema… A María.

Sentimientos y emociones, eso es lo que necesito casi siempre para poder escribir. Hoy día del niño, después de una noche de tormentos mentales tenía pensado escribir otra. Sin embargo, decidí escribirte una carta a ti y a todos aquellos políticos que creen que “las cosas son así y punto”.

Hace unas semanas, almorzando con una amiga y hablando sobre tu posible candidatura me dijo: “Chama, es como la gente que le pone salsa de tomate a todo, para ellos es normal. Bueno para algunos políticos de este país las perpetuas elección son normales, el país está de último”. Y hoy lo compruebo cuando al discutir con gente que apoya tu candidatura y no me dan más argumentos que “el machismo de la oposición” o “todos tenemos derechos políticos”. Man, sí, pero ¿Machismo de la oposición? ¿De verdad ese es el problema del país? o mejor redactado ¿Eso es problema DEL país? ¿Hijos que se van por la inseguridad y ahora viven en Miami? Y me pregunto ¿Dónde quedan esos hijos que se van de la tierra por la inseguridad?

No quiero que esto se convierta en una carta de “criticar tu propuesta o discurso”. Quiero más bien que entiendas que hoy  te escribo decepcionada porque me vendiste una vez la manera distinta de hacer política, yo iba a tu oficina a llorar contigo cuando los políticos y su egoísmo me rompían el corazón. A ti era a quién le escribía pensando que entendías que que el problema del país y que en 12 años todo esto lo había dañado la mala política egoísta de la oposición.

A ti te llamé después del conversatorio en el que Ramos Allup me dijo: “La sociedad es como un cuerpo… Se enferma”, relacionada a mi pregunta sobre si la “4ta” república tenía responsabilidad de los males actuales del país. Tu en ese momento me entendiste. Ahora para mi no eres más que una mentira, alguien en quién hoy podía confiar, a quién defendí y por quién me pelee con amigos hoy no ha hecho más que destruir aquellos buenos pensamientos.

Yo creí y confié en ti. Hoy eres una más del montón, pensé… Ese fue el problema. Gracias por enseñarme que la confianza en los políticos debe ser flexible y nunca absoluta.

De ti, María, ya no espero nada.

14

Sep

#SeMeOlvidoComoEscribir

Twitter llegó para quedarse. Hace poco más de una año abrí mi cuenta de Twitter y por más increíble que parezca mis amigos me veían como una loca cuando les hablaba de la red de micro-blogging para tratarles le explicar mi nueva adicción. Ni hablar de sus comentarios cuando les decía que iría a un evento llamado “twiteq” para conocer y “ponerle cara a la gente del Twitter”. Uno de mis amigos una vez me preguntó si eso era como las convenciones de Starwars.

Sin embargo, hoy son más los que se han fanatizado con el Twitter, inclusive son mucho más adictos de lo que yo una vez fui. Yo, por ejemplo, nunca cambié ninguno de mis nombres –Laura Solórzano- por mi usuario de la red -@LauSolorzano-,  pero por más increíble que parezca, la gente ha dejado de escribir sus nombres para escribir sus usuarios de la red. Tampoco se me ocurrió escribir con signos como # (numeral), signo que se utiliza en Twitter para “etiquetar” temas, pero que hoy se utiliza para crear tus propios temas en la red.

Al parecer, la revolución de Twitter caló bastante en una sociedad enajenable como la nuestra. Hoy en día es más fácil encontrar personas cuyo léxico y forma de escribir se limita a lo que aprenden en Twitter, estar en algún lugar y no revisar Twitter es impensable porque sino (tristemente) “de dónde van a venir los temas de conversación”.

Sin quitarle las múltiples ventajas que tiene la red, así como sus beneficios (informar, contectar, publicitar, etc.) me preocupa muchísimo el hecho de que las nuevas generaciones poco a poco se comunican menos, son menos auténticos y son más dependientes de cualquier aparato electrónico, digital o de internet que del siemple hecho de tener una conversación sobre las experiencias del pasado.

Con esto no pretendo, jamás, decirles que dejen de usar la red pues sería una hipocresía de mi parte porque en algún momento fui una usuaria bastante activa del servicio. Lo que sí les pido, mis queridos lectores, es que no se dejen absorber por la red y que no olviden que el mundo 1.0 (como la llamamos en Twitter) tiene muchísimas ventajas y además es la realidad de la cual no podemos escapar.  Como dije en el principio, Twitter llegó para quedarse, pero entremos nosotros en él y no dejemos que sea la red la que se apodere de nosotros.

3

Jul

A veces…

A veces, en este país lleno de oportunidades, siento que se me acaba la energía. En días como estos, donde dejé todo para quedarme en casa por estar “agotada” siento que realmente no vale la pena hacer tanto sacrificio por problemas que se convierten en cotidianos.

A veces, cuando ya no puedo ni concentrarme en un tema que me apasiona, siento y pienso que estar aquí simplemente es un castigo del destino y que el futuro está lejos de aquí.

A veces, pararme de la cama es lo más difícil del mundo, tanta pasión no sirve de mucho cuando el planeta entero parece ser más grande que las fuerzas de cambiar la realidad de un país.

Sin embargo, cuando esas “veces ocurren” y hay momentos en los que todo se ve imposible, pienso que sencillamente es tiempo de ordenar, sonreír y corregir todo eso que está mal. Tomarse un minuto o un fin de semana y alejarte de todo, aunque eso (al parecer) nadie lo pueda comprender, porque a veces, para seguir luchando con pasión debes tomar un respiro para el gran salto que vendrá después.

A veces, me provoca mandarlo todo al sipote, pero muchas veces entiendo que seguir adelante es lo más importante porque un día, uno de estos días, todo tendrá sentido.

Por eso, a veces, solamente siéntate en un lugar que te guste… Toma un respiro profundo y recordar que, como dice Polar, sí se puede. Sólo que a veces, es más difícil que otras veces.

19

May

¿Será que así lo entendemos?

El chiguire bipolar se ha encargado de hacernos entender lo que pasa en el país, pero con tono de humor… Porque las cosas en serio se dicen el broma…

Aquí les dejo una de las cosas que creo que es de las mejores que han realizado.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=sCJ0tXVvefw]

26

Apr

¿Que cómo lo veo?

Qué graciosa esa pregunta, me la hicieron unas 20 veces en estas últimas dos semanas refiriéndose siempre –claro está- al circuito 2 de Miranda (Chacao-Baruta-El Hatillo y Leoncio Martínez), no sé por qué la pregunta recurrente, sobretodo porque no pertenezco al circuito aunque estuve involucrada en los comandos de los dos candidatos más fuertes: María Corina Machado y Carlos Vecchio.

¿Cómo lo veo? Bueno, voy a decirles cómo lo veo, y… aunque se pregunten por qué lo hago hoy, cuando ya pasaron las primarias, sé que entenderán al final del mismo porqué sacarlo hoy y no antes, además por qué la insistencia en que tanta gente lo leyera y difundiera.

¿Cómo lo veo? Difícil, porque sufrimos de un mal terrible: creer que nuestra opinión representa la de todo el mundo, o de la mayoría de las personas. Fue curioso participar en unas primarias, en un proceso así además en un circuito donde el mayor problema ese día era: unas exitpolls, una propaganda, un tweet. Y fue curioso porque para mí, que vivo en Catia (y que no estuve ahí en todo el día) el asunto era diferente, porque en mis primarias los problemas sería de otro tipo, sería con las personas afectas al gobierno.

Pero, más allá de eso, quiero hacer una reflexión sobre el circuito más opositor que tiene el país, ese que debería ser modelo, que además debería dar el ejemplo del país. Sin embargo, tengo un reclamo que hacerle a muchos de los que participaron en los comandos. Esto nada tiene que ver con los candidatos, sino mas bien con todos aquellos que los apoyaron.

En primer lugar, el cambio se hace, no sólo se dice. Me sorprendió ver la pelea que tenían ambos comando porque: “nos quitaron un afiche”, “salió 20 minutos en televisión”; “lo apoyó tal partido”. La pregunta que me pasaba por la cabeza era: ¿Por qué no hacen su trabajo por ganar y no culpar al otro en caso de perder?”. No encontré respuesta como siempre que me hago preguntas de ese tipo, al parecer la raza humana no es lógica. Me preocupaba ver que la pelea era como si estuviésemos en condiciones de democracia, cuando en realidad formamos parte de un juego macabro que aún no logramos descifrar del todo. Es terrible, pero cierto.

En segundo lugar, (y perdonen que este post será largo) ese circuito no es Venezuela. Recuerdo que en 2004 cuando perdimos el referéndum yo gritaba que nos habían robado porque toda  la gente de la cola de mi centro votaría “sí”. Sin embargo, hoy en día comprendo que nuestra opinión o la de mucha gente que está cerca de nosotros no es representativa del país, también lo es de nuestra cuadra. Comentemos ese grave error de hablar en nombre de Venezuela (28 millones de personas) con la base d haber visto “números”, escuchar a la gente del ascensor, o la nueva moda: leer twitter. Cuando realmente lo que necesitamos es recorrer el país para saber qué quiere la gente, para sentir al país y sobre todo: para hablar con propiedad.

En tercer lugar, los suplentes sí son importantes. Capaz no tengan voto-cosa que es importante tener-, pero sí se tiene voz. En la situación en la que estamos debemos reconocer que es importante ocupar la mayor cantidad de espacios posibles. Según mi criterio, debemos tener diputados en todas las comisiones y aunque no se tenga voto, pues se puede hacer bastante ruido y podemos sumar más gente para nuestras causas.  Debemos tener suplentes preparados, que cuenten con el apoyo de los ciudadanos, que sean conocidos por todos, que no sean como los del oficialismo.

En cuarto y último lugar, considero que si queremos el cambio debemos comenzar por dar el primer paso y materializar lo imposible en lo posible. No es necesario ser como el otro, sobre todo porque si criticamos lo que unos hacen no debemos hacerlo nosotros también, pero “sin que nadie se de cuenta”. Tratar de incumplir las reglas alegando que “el otro también lo hace”, me parece una de las cosas más bajas que se puede hacer no sólo en la política sino en la vida diaria. Solemos ser de los que criticamos, pero somos incapaces de pararnos a colaborar o votar un día de las elecciones. Solemos decir que nada sirve, pero no nos metemos a ver qué podemos cambiar.

Y… sencillamente… Ser ciudadano va más allá de sólo pararte a votar, es algo más complejo y completo. Ser ciudadano implica participar activamente en las decisiones que afectan tu vida, porque sí, aunque no lo creas la política afecta el día a día de cada uno de nosotros, lo que se decida y lo que no es importante para nosotros. Ser ciudadano es no culpar siempre al otro por los problemas, es tomar consciencia de que todos los problemas son de todos nosotros.

En fin, aprendí mucho y reflexioné mucho sobre el rol de los ciudadanos, de los partidos, de los entes que gobiernas. No sé si tengan coherencia o sentido para quien lee este post, pero por lo menos para mí sí lo tiene. Espero que entendamos que Venezuela va más allá de Caracas, que los problemas reales son graves y no imaginarios, que los equipos deben pensar en que representan a un candidato, que la guerra no está aquí adentro (aunque tengamos que depurar), que esta batalla va más allá de lo electoral.

Yo seguiré pensando en función a mi país, seguiré cuestionándome cosas, seguiré preguntándome ¿Qué queremos como sociedad? Espero tener algún día esa respuesta.

14

Feb

Sembrando y Sembrando

Sembrar la semillita de la duda: dícese de actividad que hace este gobierno absolutamente todos los días por absolutamente todos los canales y formas de comunicación. Actividad además que es 100% y fielmente comprada por todos aquellos de la oposición que, entre sus miedos e inseguridades, creen cualquier cosa que les lleguè de cualquier persona que se las envíe.

En este sentido, la ùltima semillita sembrada por Esteban, digo por Hugo Rafael Esteban de Jesús Chávez Frías (porque parece qque se cambió el nombre justo antes del artículo de Laureano Márquez), ha dejado en evidencia la poca organización y credibilidad que tiene la oposición de sí misma en este momento.

Esta semana vivimos la salida del Director del único canal que medianamente informaba respecto a lo que pasaba en el país. Este canal es Globovisión. Entre dimes y diretes, por twitter y blackberries se difundía la noticia sin tener una confirmación real: Ravell salió porque vendieron el canal a los chavistas, Salió porque se peleó con los accionistas, salió porque se va a la AN, y así fueron aumentando.

Debemos recordar que entre los accionistas del canal se encuentran Guillermo Zuloaga, dueño de Toyota Venezuela y quién tenía desde hace meses (junto con su hijo) una privativa de salida del país por motivos varios –. También está el sr. Nelson Mezherane a quien le quitaron la conseción del Parque Avila Mágica y cuyo banco (el Federal) se encuentra en peligro de intervención.

Con este panorama, claramente a favor del gobierno para sembrar una duda ante cualquier urgencia de hacerlo, los accionistas del canal le piden la renuncia a quien es un referente para la oposición: Alberto Federico Ravell. Una vez más, una jugada mal echa para que el gobierno ponga a la oposiciòn en Jaque mate.

¿Qué pasó después que Ravell sale del canal? El gobierno levanta la privativa de salida del país a Zuloaga, estudia la posibilidad de devolver Avila Mágica, y probablemente el Federal sea el ùltimo banco en ser intervenido (pues obviamente no se va a salvar). Ante estos hecho fácilmente llegamos a la conlusión de que el gobierno y los accionistas negociaron, pero ¿es realmente cierto?

No tengo las pruebas, pero tengo una semillita que quiero sembrar en ustedes ¿cuánta veces no han salido mensajes como este o han ocurrido eventos como este que nos ponen a dudar de nosotros mismos? ¿Cuàntas veces creemos primero en el rumor que nos llega sin sentarnos un minuto a pensar si quiera si esa persona podría o no hacer eso? ¿Cuánto daño no le hace una semillita de duda a la oposición? ¿Cuánto daño no le haría una semillita igual al gobierno?

La duda es más fuerte que algunas evidencias, porque con la duda pierdes confianza en aquello que creías. Espero por lo pronto, haberles sembrado la duda.

30

Jan

Diccionario del Siglo XXI: Socialismo a lo venezolano

Un día de esos en los que se va por la vida pensando en pajaritos que abortan, se me ocurrió que podíamos hacer unas modificaciones en el diccionario venezolano.

A continuación las nuevas definiciones:

Paz: Dícese del acto que llevan a cabo los policías metropolitanos, guardia nacional y afectos al gobierno cuando lanzan bombas a los estudiantes y manifestaciones pacíficas. También la encontramos cuando los estudiantes chocan su cabeza contra una bota militar.

Guerra: Incitación a la violencia por parte de los Estudiantes y manifestantes pacíficos. Este acto se lleva a cabo cuando gritan consignas a todo gañote o cuando aplauden y dicen: “Estudiantes”.

Imparcialidad: se refiere a la información que sólo se da del gobierno o sólo se da de la oposición. Dependiendo del bando entenderá la palabra.

Propiedad privada: Aquello que ahora es de todos, y a lo que le robaron la palabra “privada”.

Ministerios: están directamente relacionados con la chequera del gobierno, nadie sabe por qué.

Chavistas: grupo de personas totalmente conscientes de lo que hacen, incapaces de ser manipulados por su rabia o por algún “líder”. Amables y abiertos al diálogo.

Opositores: grupo de personas (al parecer todos millonarios) que viven en un país que ya no existe y que no entienden la nueva realidad. Al parecer sus consignas promueven la violencia aunque sólo griten: LIBERTAD. También véase en Chávez.

Sensación de inseguridad: dícese de aquello que tiene que ver con un malandro, su pistola y la sensación de que me robaron el BlackBerry.

RCTV: Niñito gafo al que le pegabas en el colegio y que un día se cansó y te golpeó. (Esta definición podrá ser interpretada por un grupo “imparcial” del gobierno como un “llamado al golpe”, “desobediencia civil”, “rebelión en la granja” o “pateada de mesa en un juego de dominó”).

Personalismo: Práctica inseparable del día a día de todo aquel que quiera ser “líder” de este país, bien sea chavista, opositor, ni-ni, manager de un equipo o conserje del edificio. Algo que nunca ocurre en Venezuela. Nosotros no creemos en ningún tipo de personalismo.

Gobierno: véase en Chávez

Estado: véase en Chávez

Instituciones: véase en Chávez

Mesa de unidad: Ente encargado de dividir al país, todavía no entienden bien cuál es su función. Se rumora (como cosa rara) que se decidirán por fumanchú quiénes van para primarias, quiénes van para consenso y quiénes no van ni para el baño.

Asamblea Nacional: Organismo totalmente imparcial (ver definición de “imparcialidad”. Dícese (también) de institución dónde quiere llegar la oposición para que el gobierno no apruebe leyes para el pueblo. En fin, Véase en Chávez.

Pueblo: Esta nueva definición tiene varias definiciones a su vez:

  1. Véase en Chávez
  2. Aplica para ser una masa inerte que va cegada a marchas, manifestaciones, paros, guarimbas, Miraflores, saqueos, y afines. (Siempre dirigidos por alguien de ambos bandos)
  3. Nombre que se “auto-da”  la gente cuando quiere que el gobierno les pare un poquito de atención.
  4. Se refiere a una población pequeña mejor conocida como “Provincia”.

Globovisión: Canal imparcial de todos los venezolanos.

VTV: Canal imparcial de todos los venezolanos.

Ni-ni: grupo (muy amplio) de personas que ni ven globovisión ni vtv. Se dice (según científicos de la nasa) que la oposición no los ha sabido leer aún, dicen lo mismo del chavismo.

Partidos políticos: también tiene varias definiones nuevas:

  1. Grupo de personas que se juntan de vez en cuando para soñar en ser presidentes.
  2. Grupo de autoayuda para los que creen que no estamos enrumbados hacia la dictadura.
  3. Grupo de personas que trabajan para Chávez, pues hacen lo que él dice todos los domingos.
  4. Gente que se viste toda del mismo color. Así como ignoran al resto de los colores, parece que ignoran una realidad.
  5. Grupito chiquito de personas que se están ganando el respeto de algunas personas de la oposición (tenemos que hacer algo).

Estudiantes: grupo de locos disociados a los que se les ocurrió un día pensar en que podían vivir en un país diferente. Su mayor arma: la razón, por esto deberán ser condenados. (Ya salió el decreto)

Chávez: dícese de un líder que gobierna el país de Venezuela. Se cree estado, siendo gobierno. Se cree asambleísta, sino sólo presidente. Tiene complejo de Dios pues cree que puede estar en todas las instituciones. A todos los anteriores los convirtió en “personalistas”, aunque no cree en el culto a la persona. Se refiere también a aquél que respeta a la oposición y a la discidencia, pues sólo quiere tener PAZ con ellos. También cree ser el que representa al “pueblo”, no sabemos en cuál de todas sus facetas, pero creemos que tiene que ver con todas.

Hombre amable y abierto al diálogo que quiere evitar la guerra propuesta por los estudiantes. Aunque globovisión es un canal imparcial, igual que vtv, pasará a ser pronto como el RCTV. Tomando en cuenta la descentralización de los ministerios, que hacen su tarea solos (cobran el cheque) Entiende que la sensación de inseguridad es sólo una manipulación mediática así como la propiedad privada.

Para entender esta última definición será necesario que entienda y digiera todo el diccionario anterior.

Venezuela: país en el que nací y en el que quiero ver crecer a mis hijos. Gran potencial de ser un país del primer mundo, con líderes nuevos que te dicen: la cosa se pone interesante. Lleno de jóvenes creativos que no se calan un diccionario como el anterior. Porque las cosas son como son… Nosotros somos el futuro que está presente.

18

Nov

Pop Star, Rock Star ¿Alguna otra?

Definitivamente existen personas muy frívolas, sin un mínimo de reflexión en muchos casos porque ¡Me ladilla pensar! ¿Cómo sé que somos así? ¿Hice algún estudio para llegar a esta conclusión? No, pero lo sé no sólo por la cantidad de blackberry que circulan en la calle todos los días por el simple hecho de ser una moda, sino también por las niñas con operaciones estéticas y sobre todo por los comentarios vacíos que escucho y leo a diario.

Sin ganas de comparar a nadie me pregunto ¿Qué pasó en 1992, 1994? ¿Alguien lo recuerda? A duras penas (y gracias a los cuentos de mis papás) yo sí lo recuerdo, un loco armado quiso violar la constitución para imponerse en el poder, pero ¿fracasó o sólo alargó la historia?

Los medios de comunicación, comenzaron a armar uno de los tantos espectáculos que aún hoy vivimos, con un Rock star que se hizo pasar por demócrata, que se hace pasar (a veces) por presidente de la república. Este tipo va preso, lo suelta, le dan palestra pública, todo el mundo lo ve como “el salvador” se arma el Show y en el 99 llega a ser presidente de la república.

Sin embargo, haciendo un diagnóstico ese no fue sólo lo que pasó, sino que a eso le podemos sumar que la clase media venezolana se hizo la vista gorda ante los problemas del país, porque era más fácil evitarlos que sentarse a pensar en soluciones para el país. Estos formaron parte también del show que se comenzó en Venezuela, a punta de ayudar a destruir el sistema de partidos (que ya venía destruyéndose solito), criticar sin proponer y hacerse los que: “este lío no es conmigo”, ayudaron a construir lo que pasa hoy en el país. Sin embargo, así como partidos no dicen: disculpen, esas élites tampoco. En definitiva, todos son víctimas de lo que pasa.

Hoy, 10 años más tarde, estamos peor que enese momento, somos más banales, más superficiales. Ahora, los Pop Star (porque es más chévere escuchar Pop que Rock) ni siquiera tienen que haber dado un golpe de estado, sólo haber estado presos –aunque haya sido por tirar piedras-. Pero este chico, que también tiene pinta de ser el “salvador” está volando por las nubes, pero nuevamente no es sólo culpa de él, sino también de todas las personas que están a su alrededor y de todos los que dicen: “eres un héroe”. Nuevamente, no hemos aprendido nada.

Es por eso que a ti sociedad civil casta y pura, a ti partidista satánico, a ti estudiante ingenuo que lees estás líneas: Piensa un poco más allá de lo banal, de lo inmediato. Reflexiona que gobernar no es una cosa de estrellas de Hollywood que salen en un momento, sino de gente que estudia y se prepara, que tiene principios y valores democráticos. Entiende que no podemos seguir esperando que el país se arregle con un mesías que tenga una varita mágica. La pelea, amigos, se da peleando no por quién será el próximo Pop Star, sino por quiénes serán los próximos diputados con bolas y con preparación en la AN, quiénes serán los próximos gerentes que harán valer a Venezuela.

Las soluciones mágicas o “fórmulas especiales” no funcionan cuando no se fortalecen las estructuras democráticas y mucho menos cuando estamos frente a un dictadura del Siglo XXI.

En fin, lo que quiero decir acá no es más que aún tenemos la oportunidad de cambiar, de ser una mejor Venezuela, con consciencia política, social, sobre los problemas que ocurren en el país. No sea tu parte de ese grupo de gente que se hace el “indiferente” ante lo que ocurre nuestros ojos.

Page 10 of 11« First...7891011