Laura Solórzano

Escribir es estructurar la vida

20

Nov

Un debate, un conversatorio… Da igual… Una democracia…

Debate 14NEn teoría, cuando haces un debate lo haces con la finalidad de buscar un encuentro entre opiniones diversas. Sin embargo, hay casos donde los debates son una forma de recordar que existen mejores maneras de hacer las cosas, por lo menos a simple vista y con la finalidad de dar una sensación de diferencia.

El pasado lunes 14 de noviembre tuve la dicha y el orgullo de formar parte de una experiencia que pasará a la historia: El debate de los pre-candidatos de la oposición. Es verdad, no fue un debate, porque la visión enfrentada está con otro, espero que los comandos hayan entendido. Todos y cada uno de los candidatos ahí parados tienen una visión de país llena de progreso, bienestar, instituciones que el otro candidato ha demostrado no tener.

No quiero que este post sea un análisis de quién “ganó” el debate. Más bien pretendo dejar en mis líneas el orgullo que sentí del equipo de Ucabistas y prestados que trabajaron arduamente durante los meses de cuadrar el debate. No ceder ante la presión, entender que las normas están hechas con un sentido y por una razón, decirle a todos “Sí podemos, sí lo haremos” fue la mejor de las lecciones que aprendí durante el fin de semana.

No ceder ante presiones de medios, financistas, gente con “poder” que parece aún no entender muy bien de qué va este asunto de país, pues no es un tema de egos personales sino de algo que trasciende y que va más allá. Esa gente, letrados, estudiados, candidatos, etc., recibieron una lecciones de unos chamines, estudiantes que les dijeron: “Epa pana, esto es más grande, así que aguanta y trabaja en equipo”. Y es que para mí esa es la solución a muchos problemas, entender que el Ganar-Ganar no es sólo una teoría en libros sino una práctica que debe llevarse a cabo, donde todos colaboran y juegan a maximizar los puntos por el país.

Ingenuas como siempre mis letras, cargadas de idealismo digno de una película de ficción política, pero prefiero ser una ingenua fiel a mis principios que una “avispada” dispuesta a llevarse a todos por delante y sin ninguna explicación.

A mis compañeros ucabistas ¡Felicitaciones por tan buen trabajo!

2

Nov

Unas reinas pa’ las reinas

reina pepiadaSábado por la noche, un grupo de 5 mujeres (4 sifrinas caraqueñas y una gocha valenciana) se encuentran en un exclusivo teatro capitalino -Por allá por el Hatillo- para ver un stand up comedy de unos tipos que se ríen del día a día del país y su gente.

Al terminar la función y antes de irse a una rumba en el otro extremo de la ciudad concluyen: “Mi reina, muero de hambre” a lo que la única respuesta válida era: “Vamos por unas reinas”. Las guapas y muy bien vestidas mujeres deciden pasar ante una famosa licorería caraqueña (la única abierta 24 horas). Al llegar fueron testigos del show de una de las integrantes del grupo -la morena de rulos- luego de escuchar: “Chama se acabó la caña”.

Unos minutos de labia fueron suficientes para conseguir una botellita de vino. Cinco mujeres, dos carros, tres botellas de vino, sería una de esas noches para recordar.

Los gritos de: “Chama vamos pa’ las Mercedes por las reinas” llegaron mientras comenzábamos a rodar. Luego de un rato ya estaban en la arepera.

Este es uno de esos lugares que se llenan en exceso, así que la cola para esperar la mesa estaba larga. Una de ellas dijo: “Bueno mis reinas, no y que somos mujeres del siglo 21 pues, ese es el momento, comemos en la barra”.

Imaginemos la cara de los señores que hacen las arepas cuando 5 mujeres se le paran en frente y dicen: 3 reinas, 1 de trenza y 1 de jamón; 2 aguas, 2 coca-colas light y un jugo.

La noche fluyó como ninguna otra, 5 amigas, listas para rumbear, riéndose de la vida paradas en una barra de una arepera en Caracas son los momentos por los que respirar tiene sentido, seguir aquí también y luchar por un cambio muchísimo más. Hasta el cajero se reía de nuestros cuentos, sencillamente sólo en Venezuela.

Inspirado en una noche de reinas rainao: Amalia, Anita, Merce y Kairu. Que se repita, esta fotografía se guardará en mi cabeza hasta que el tiempo lo decida. 

22

Oct

No te decepciones

debilidades y vicios No te decepciones, eso es lo que me repito día a día, es un mantra necesario para aquellos que vivimos en Venezuela y queremos lograr algún cambio.

No te decepciones de la señora mayor que tira un vaso en el piso y cuando le preguntas por qué lo hace sólo levanta los hombros diciendo: ‘no sé, alguien lo limpiará’. No te decepciones del indigente al que una noche alimentaste y al siguiente día tenía un celular en la mano. Tampoco lo hagas del ascensorista que detiene el ascensor para fumarse un cigarrito.

No te decepciones de la madre que en el metro le pega a su hijo y luego se besa con un tipo. Pero tampoco te decepciones de los gobiernos “diferentes” que abusan del poder. Mucho menos te decepciones de aquel que lucha en nombre de Venezuela sólo por un cargo o puesto y su nombre en algún libro de historia. No quiero que te decepciones de aquel cuyo ego es más grande que un país y 30 millones de pero personas.

Que no se te ocurra decepcionarte del conductor que se come la luz y te grita por pisar el rayado en verde. No te decepciones de la señora que en el cine critica un corto venezolano y pasa toda la película chateando por el celular. Tampoco lo hagas de los Trending Topics venezolanos. Y muchísimo menos de la hipocresía de algunos que luchan por las libertades y derechos de todos.

Por último, no te decepciones de ti cuando haya días en los que no puedas más. Esto es lo que te hará fuerte, las luchas por los cambios nunca han sido sencillas, tu escogiste esto así que resiste, sé creativa y cambia el rumbo de algunas cosas. Decepcionarte sólo te demuestra que tienes mucho más trabajo del que creías tener.

6

Oct

Carta Trasnochada a una chama en un barrio de Caracas

CaracasY así comienzan muchas cosas en la vida, con hojas blancas o de colores, dispuestas para escribir, dibujar, cantar. Así comienzan algunas otras, con palabras trasnochadas en pensamientos inquietos y curiosos. Así evito muchas otras, con analogías y sin pensarlas.

No tengo mucha de idea de cómo son las cosas más allá de mi mundo, eso puede ser positivo a veces. Creo, me parece, que puedo ir aprendiendo, absorbiendo, tomando en mis manos las realidades y transformándolas en colores que hacen posible que el mundo sea un poco más sensible.

Así estamos, yo en mi mundo, en mi ciudad. Tu en el tuyo, en tu barrio, lejos de la ciudad. Con barreras invisibles y muros que ambas creamos. Tu ropa, mi forma de hablar, tu día a día, mi realidad. Son todas cosas que  no podemos cambiar.

Ahí estás, durmiendo en un valle de balas, con pensamientos que  no puedes frenar. Aquí estoy con mi computadora imaginando cómo dormirás. Tenemos la misma edad, yo una carrera, tu has visto tres parteras. La vida nos puso en caminos diferentes, o probablemente los mismos, pero nosotras decidimos que era mejor irnos por el camino que nosotras siempre “quisimos”.

En mi lado del muro, me encuentro preocupada, buscando la manera de saltar y encontrarme contigo, conversar, compartir visiones. En tu lado del mundo, Caracas –la ciudad que tanto amo- se ve diferente, se ve hostil y lejana a ti. Lo que aún no entendemos, ninguna de las dos chama es que tu en tu mundo y yo en mío podemos dar un paso, derrumbar el muro y construir la ciudad que queremos.

Probablemente nunca te conozca y si lo haga no seamos amigas, como lo son mis amigas de verdad, pero lo cierto es que tu y yo convivimos en la misma ciudad, tomamos el mismo metro y hablamos con la misma gente, en distintos contextos. Tu y yo podemos cambiar muchas cosas que queramos y no tenemos si quiera por qué hablar, pero lo cierto es que sé que ya una de las dos está consiguiendo la mandarria para derrumbar el muro ese que tenemos en la ciudad.

30

Sep

Caracas caminable, la ciudad que quiero

Tengo días caminado distintos lugares de la ciudad y a horas poco apropiadas. Yo, que soy una loca amante de la vida urbana, del día a día de una bella ciudad como Caracas, no puedo evitar pensar y sentir que esta es la Caracas que amo.

Poder salir a tomar fotos, aunque no queden bien, a la hora que quiera porque sencillamente siento que es importante retratarla. Caminar de noche con un amigo, pararte en un supermercado y hacer compras, entrar en una farmacia o pararte en medio de una gran avenida y tomar una foto sin sensación de miedo son cosas que sencillamente amaría poder hacer en Caracas.

Estuve en Bellas Artes y Parque Central y re-descubrí una Caracas llena de cosas nuevas, de gente única, particular, pintoresca. Como esa gente que veo en otras ciudades cuando viajo, pero que el ajetreo del día me hace pasar por alto. Creo que es posible un cambio si todos nos metemos en la cabeza, y de verdad nos creemos, que esta ciudad, como muchas en Venezuela, tiene muchísimo potencial.

Son esos detalles, los que te traes en fotos cuando decides irte a otro país, los que te hacen pensar: Quisiera vivir aquí un tiempo. Pero son pocas las veces en la que piensas: Quisiera vivir esto en Caracas. A mi me pasa y en particular cuando viajo, así sea a Valencia, extraño muchísimo mi ciudad y comienzo a buscar qué cosas podría hacer para mejorarla.

Así que, piénsalo ¿Cómo te gustaría vivir Caracas o tu ciudad?

27

Sep

Caracas Diferente: Liderando en el Centro

CaracasMuchas de las mejores cosas de la vida se hacen de manera improvisada. Yo suelo ser más del tipo de personas que todo lo planifica y estructura, sobre todo cuando se trata de trabajo. Sin embargo, con los años me he vuelto muchísimo más flexible y abierta a ciertas “improvisaciones” del destino, porque ese sí que no avisa. Así que aquí les dejo mi cuento de lo que parecía ser un sábado normal y rutinario.

El sábado me tocaba subir al IESA a buscar un CD con unas fotos, unas llaves y tener una corta reunión de un proyecto nuevo. Pero, por motivos desconocidos, el profesor de la clase no apareció, nunca contestó el teléfono aquel día. Justo cuando me tomaba un café con Isaac, Manuela se nos acercó a pedirnos ayuda pues necesitaban cubrir las horas de la mañana. <<Hablen del viaje a Cuba>> nos sugirió, a lo que Isaac y yo la vimos con cara de “Que loquita”. Treinta segundos después surgió la idea de irnos al Centro de Caracas.

La propuesta fue aceptada por la mayoría. Evidentemente, Isaac, Manuela y yo estábamos felices de poder mostrar no sólo nuestra ciudad sino un pedacito de la historia venezolana.

Durante aproximadamente una hora viví una Caracas diferente, con sensaciones que había olvidado. Una Caracas con turistas, aprendiendo sobre la historia de la ciudad, disfrutando, tomando fotos con sus celulares sin miedo. Recorrer Caracas con personas llenas de energías y ganas de cambiar el país y poner un grano de arena para ayudar a mejorar la situación.

Particularmente me gusta recordar fechas y nombres, es decir, soy pésima para las historias generales, pero soy fanática de las historias particulares, aquellas sorprenden y construyen tradiciones. Por momentos pude compartir anécdotas históricas, anécdotas de mi vida, cuentos de las esquinas del Centro de Caracas y sus particulares nombres.

Muchas cosas en la vida se hacen en repetidas ocasiones. Sin embargo, son pocas las que marcan un antes y un después en algunos momentos, que te ayudan a recordar lo que eres, que te reafirman los valores y creencias en el país. Definitivamente, muchas de las mejores cosas en la vida, no se planifican. Así que, a disfrutar la vida, sus ciudades, el país. A vivir.

21

Sep

¿Y de qué va aquello llamado “personalidad”?

PersonalidadDesde pequeña he escuchado “Tienes una gran personalidad desde que naciste”; “Fulatina tiene una personalidad genial”; “La personalidad de Perenseja es un porquería”. Y hoy, después de muchos años y viendo a mis amigas y amigos me pongo a pensar ¿De qué va todo este asunto de la “Personalidad”?

Durante muchísimos años era una chama que hacía, decía y se vestía como le diera la gana, no le paraba mucho a nada, mis uñas siempre tenían colores raros (Rojo, azul, negro, verde), mis zarcillos siempre cambiaban (en una época me dio por no usar zarcillos iguales), y ni hablar de algunas cosas un poco “estrambóticas” de mi “personalidad”. Sin embargo, crecí y me vi envuelta en un mundo escrito que me aburría.

Entré a la Universidad y seguía siendo la misma tipa loca que hacia lo que le provocaba cuando le provocaba (esto no me convierte en una niña malcriada sino en una tipa que sabe lo que quiere y va por ello); hasta que el famoso “Mundo corporativo” me transformó. Sí, fui débil de carácter por una época de mi vida, ahora soy más fuerte. Llegué a usar tacones a diario, zarcillos y collares de perlas, y no entendía mucho el roll de las carteras “negras” y “marrones”, o sea, “aburridas” –desde mi punto de vista-. Además de eso mis uñas cambiaron, ahora eran “francesas”.

Todo aquello era porque mi “personalidad” debía ser de una manera para poder conseguir cosa, grave error creerme el cuento ¡Ja! Gracias a ese tipo de personalidad comencé a tener una serie de “amigos” con características parecidas a mi, y comencé a asustarme. Me había alejado de mis amigos reales, aquellos que me quieren porque mi “personalidad” es loca.

Hoy en día, soy como soy y todo el mundo logra identificarme como “Vi un bolso idéntico a ti”, “este es tu regalo de cumpleaños porque se parece a ti”, “Vi esto y pensé en ti”. Creo que esos días comencé a entender que tu “personalidad” tiene que ver con lo que eres a través de tu historia personal, definida por épocas, modas, conocimientos. Cuando no estás muy seguro de eso comienzan los problemas y comienzas a tener una “personalidad” delante de tus “amigos” y otra realmente cuando estás solo/a o con aquellos a los que realmente no puedes engañar.

He estado preocupada al ver como las “personalidades” de algunas personas que me rodean son unas a veces y otras cuando toman, o cuando están sólo con un grupo, existe un miedo a mostrarse tal y como son, no sé si es porque creen que alguien les hará daño o qué, pero lo cierto es que he aprendido a mi corta edad que no hay nada mejor que salir del closet social y demostrar que tu personalidad es una y única.

No sé si esto les sirva para algo, pero a mi me sirve para recordarme a diario que tengo una personalidad genial y sí, sonará un poco engreído o qué se yo, pero también es cierto que si yo no lo asumo entonces cómo pretendo que lo hagan otros ¿O no?

19

Sep

Por el medio de la calle: ¿Se queda o se va?

Llegó el día del evento más esperado por los Caraqueños que, como yo, disfrutamos vivir la ciudad de manera diferente. Por el medio de la calle se ha convertido en una tradición que hoy en día le llega no sólo a los habitantes de Chacao sino que trasciende las fronteras municipales e incluso caraqueñas. Yo, particularmente, viví el evento con tres valencianos y me consta que había gente de muchísimos estados visitando el ya conocido evento.

Este año, a diferencia de los años anteriores, el evento fue un poco  más caótico por la cantidad de gente y la reducción de los espacios. He escuchado muchísimas críticas y quejas a los organizadores e incluso escuché un par de veces: Esto no se hará nuevamente. Sin embargo, la reflexión debe ir un poco más allá y no quedarnos solo en “la organización”.

Evidentemente tengo mis recomendaciones, como baños, estaciones, ubicación de las tarimas; pero ahora quiero que nos tomemos un tiempo para entender qué pasó el sábado en “por el medio de la calle”.

Es obvia la necesidad que sentimos los caraqueños (y personas de otros lugares) de vivir un país de manera diferente, donde “Sin miedo” sea la frase que caracterice nuestro día a día. Quiero:

  • Sin miedo salir a tomar fotos en la calle
  • Sin miedo caminar por Caracas a las 3:00 a.m.
  • Sin miedo a tener mi BlackBerry o iphone en la mano
  • Sin miedo abrazar a desconocidos sin importar su aspecto
  • Sin miedo a vestirme como quiero
  • Sin miedo a expresar lo que siento
  • Sin miedo tomarme una o dos birras en la calle (sí, algunos exageraron)
  • Sin miedo tripearme una buena música en algún restaurante de la ciudad
  • Sin miedo DISFRUTAR de esa parte de la vida que se llama “Juventud”
  • Sin miedo a que mi edad sea un problema para salir a la calle (vi muchos niños y abuelos)

Para mi el fenómeno “por el medio de la calle” es un grito de desesperación de muchos, sin importar su edad, color o preferencia política, de salir a disfrutar las calles, tener más espacios abiertos y dejar de vivir encerrados con miedo.

Es necesario que haya más baños, más estaciones, más calles. Pero también es necesario más colaboración por parte de la gente, los vecinos, las alcaldías y los gobiernos y que entiendan que los problemas de “espacios libres” no se resuelven con un solo día de actividades.

Tratemos de construir más espacios y actividades, colaborar y entender que lo que queremos es vivir sin miedo, hoy y siempre.

“Quiero poder escribir con letras de colores espacios que se llenen de frases “quiero paz” para poder “vivir diferente” y sentir que vale la pena seguir en esta ciudad de locos amantes de Caracas. Quiero poder sentir que vivir en tus calles me llena de alegría y que me disfruto compartir cosas similares con gente extraña que el resto del año no veré. Quiero saber que te encontraré “por el medio de la calle” con rostros diferentes pero con el mismo grito de auxilio: Quiero vivir sin miedo”.

PD: La primera foto fue tomada del Facebook de Andrea Torrealba, una nueva amiga. La segunda fue tomada de  “Fotos por Fotógrafos por la PAZ de QuieroPaz.org”. Gracias chicos 🙂

12

Sep

Carta a mis amigos en el exterior

¡Hola!

Sé que probablemente hemos perdido un poco el contacto en estos últimos años, es un poco difícil mantener la rutina de vida conectados si sólo nos escribimos por PIN o hablamos por Skype o vemos lo que hacemos por Facebook. Ambos necesitamos continuar con nuestra vida off-line y conocer gente nueva.

Sé también que muchas veces me he molestado contigo o te he llamado a decirte que no aguanto más vivir aquí y que quiero correr a tu casa para que me des asilo y así comenzar una nueva vida. Sé que muchas veces te he juzgado porque pienso: Irse es lo fácil. Pero ambos sabemos que eso depende de la época del año en la que estemos.

Sin embargo, hoy te escribo para pedirte un favor casi de vida o muerte. Gracias a la experiencia que hemos tenido año tras año hemos notado que el número de venezolanos afuera es importantemente significativo para definir cualquier elección. También sabemos que la mayoría de ustedes le hacen oposición a este gobierno y que quisieras regresar a Venezuela en cualquier momento.

Son casi 1 millón de venezolanos fuera del país y vamos a reconocerlo: No somos un país acostumbrado a la Migración. Estamos acostumbrados a estar en casa, en familia, con una persona siempre dispuesta a darte la mano, con un sentido del humor único y con las ganas de comerte cualquiera de nuestros platos, sobre todo una buena hallaca en navidad.

Así que ahora apelo al sentimiento y te pido que abras un hueco en tu ocupada agenda donde sea que estés y entres en www.votodondesea.com y revises dónde está el consulado en tu país y cuándo será la próxima jornada de inscripción. Sino, síguelos en Twitter y pregúntales @VotoDondeSea, inteligentemente sólo contestan a preguntas y no a ataques, lo sé por experiencia.

No importa si ya estás trabajando con “Voto Joven”, lo importante es que sea dónde sea que estés Votes, porque hablando claro: venezolano quiere a su país donde sea.

Gracias por la segunda.

Recuerda que tu estás afuera, pero probablemente tu familia y muchísimas amigos sigamos aquí por distintas razones.

Besos Miles,

Lau

Page 5 of 7« First...34567