Laura Solórzano

Escribir es estructurar la vida

3

Jul

A veces…

A veces, en este país lleno de oportunidades, siento que se me acaba la energía. En días como estos, donde dejé todo para quedarme en casa por estar “agotada” siento que realmente no vale la pena hacer tanto sacrificio por problemas que se convierten en cotidianos.

A veces, cuando ya no puedo ni concentrarme en un tema que me apasiona, siento y pienso que estar aquí simplemente es un castigo del destino y que el futuro está lejos de aquí.

A veces, pararme de la cama es lo más difícil del mundo, tanta pasión no sirve de mucho cuando el planeta entero parece ser más grande que las fuerzas de cambiar la realidad de un país.

Sin embargo, cuando esas “veces ocurren” y hay momentos en los que todo se ve imposible, pienso que sencillamente es tiempo de ordenar, sonreír y corregir todo eso que está mal. Tomarse un minuto o un fin de semana y alejarte de todo, aunque eso (al parecer) nadie lo pueda comprender, porque a veces, para seguir luchando con pasión debes tomar un respiro para el gran salto que vendrá después.

A veces, me provoca mandarlo todo al sipote, pero muchas veces entiendo que seguir adelante es lo más importante porque un día, uno de estos días, todo tendrá sentido.

Por eso, a veces, solamente siéntate en un lugar que te guste… Toma un respiro profundo y recordar que, como dice Polar, sí se puede. Sólo que a veces, es más difícil que otras veces.

22

May

A Jordy…

Sí, todos los días cuento los días para que regreses a la tierra que no nos deja ir. Sí, me aguanto lo que me dicen que estoy enamorada de ti, y que por eso quiero que regreses; pero no. Estoy enamorada de esa forma en la que estás tú enamorado de esta tierra, esa forma en la que tras cada artículo o discusión me haces recordar que es por este bello país y su gente por quién luchamos. Sí, quiero que regreses porque eres un idealista que como yo ve la posibilidad de un país de primera. Tenemos el mismo sentimiento, sólo que yo aún no me he montado en el avión de salida.

Mi amigo, el que por un año se fue a estudiar, es de mis pocos amigos que se fue con ganas de volver y el que nunca me ha dicho que ha pensado si quiera en la posibilidad de quedarse un ratico más. ¿Capricho? Capaz los dos tenemos de eso, un capricho por que las calles de Caracas sean tan seguras como las calle de cualquier país del primer mundo que nada tiene que envidiarle a Venezuela.

Sueño en mi capricho venezolano que recorrer el país sea un viaje de aventuras y no de riesgos. Sueño con que en lugar de pensar siempre en la economía del país, también se piense en la tecnología y el arte de mi tierra. Sueño que algún día dejemos de decir: este país; y pasemos a decir: MI país. Sí, somos muchos los que estamos aquí y que aún no vamos a salir (por lo menos no por mucho tiempo), pero saber que tú estás allá y te vienes para acá, y no obligado, hace que me den más ganas de luchar, porque sé que no soy la única idealista que quiero hacer algo por el país.

A ti amigo, gracias por darme esas ganas que a veces se me van, gracias por recordarme que pensar el país es importante, pero que también es necesario accionar y trabajar, que sí es posible que nuestro país –a pesar de los dinosaurios- pueda avanzar. Gracias por ser mi amigo y gracias por recordarme que escribir es importante.

Nos veremos pronto en las calles de nuestra bella ciudad. Gracias amigo.

19

May

¿Será que así lo entendemos?

El chiguire bipolar se ha encargado de hacernos entender lo que pasa en el país, pero con tono de humor… Porque las cosas en serio se dicen el broma…

Aquí les dejo una de las cosas que creo que es de las mejores que han realizado.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=sCJ0tXVvefw]

6

May

Carta a José Raúl Yoris… Por la tuya a Alicia (la del país de las maravillas)



Estimado,

Estuve leyendo la carta que le escribiste a nuestra querida Alicia (la del país de las maravillas) y me quedé un poco preocupada al notar que no había ni una sola cosa positiva de nuestro país. Me preocupa mucho, sobre todo por el hecho no hallar una sola cosa positiva sobre el país.

Es verdad, tenemos muchas cosas malas, como todos los demás países del mundo. Tenemos malos gobernantes, pero porque los ciudadanos los escogemos así, parace que Churchill tenía razón. Nos cuesta, además, pensar que somos los suficientemente capaces de seleccionar a buenos gobernantes porque nos da miedo que los buenos  se metan en política. Tenemos un país que está atravesando una crisis en todos los niveles aquí; pero otros países, los cuales probablemente admires, también pasaron por crisis similares o peores.

Alicia vivió en el país de las maravillas y luego volvió para verlo a través del espejo. La segunda vez, cuando echó un vistazo con distintos ojos, se dio cuenta de que tenía que luchar para lograr lo que quería: rescatar el reino sin perder su muchosidad, la cual no encontraba. Si recuerdas bien, el ejército de la reina blanca se enfrentó al de la reina roja. Esta última tenía, no sólo más ejército, sino que contaba con un Jabberwocky que era (Supuestamente) más poderoso que Alicia (la que esta vez miró a través del espejo). Sin embargo, ella, la idealista, la que pensaba en 6 cosas imposibles antes del desayuno, logró encontrar la forma de triunfar, porque la historia dice que aquellos que luchan por una causa noble al final triunfarán.

Ella, la niña que se escapó del compromiso no deseado, se encontró con un Sombrero loco, con un gato que hablaba, y muchísimas cosas maravillosas; lástima que tú en tu carta no reflejaras ninguna de esas cosas maravillosas que se pueden encontrar el Venezuela. Yo, por ejemplo, todos los días me encuentro sonrisas de personas se levantan a las 4 de la mañana a poner su grano de arena. Cuando viajo, veo los hermosos y maravillosos paisajes de mi país. Y… ¿Qué si no veo los problemas? Sí, sí los veo, pero sé que si sigo nadando como Alicia llegaré a un lugar más seguro, llegar a un lugar donde quiero estar.

Siempre habrá, también como en el libro, aquel que te haga girar en círculos creyendo que estás llegando a algún lugar y haciéndote sentir importante cuando no lo eres, pero también existen personas que –como yo y muchos otros- nos salimos de la carrera y trazamos nuestro camino hacia ese país que queremos. También nos encontramos a un conejo blanco con las mejores intensiones del mundo, y con ganas de ayudar, y que nos enseña que las cosas fáciles en la vida no duran.

Claro que tenemos obstáculos, claro que de repente llega un “perro-brocha” y nos borra el camino y no nos queda de otra que tomar un respiro y seguir adelante. Además Alicia  (la primera vez) no despertó sola, necesitó ayuda para despertarse  y darse cuenta que estaba soñando. Pero la segunda fue diferente, porque en su subconsciente tenía ese recuerdo de haber pasado ya por esos lugares; lo mismo nos está pasando a nosotros.

Tenemos muchos prejuicios, como los de las flores del jardín, porque si tienes un color o una etiqueta política automáticamente te marco como corrupto, si estudias filosofía entonces digo que fumas marihuana, si estudias periodismo entonces eres cotufa. Y así infinitos de prejuicios que cada día crecen y crecen más, al punto de que nos impiden avanzar.

Las orugas no se harán esperar, son aquellas personas que quieren darnos un “pedacito de hongo” para olvidar los problemas, que nos quieren cambiar los poemas, que nos quieren desviar del camino, pero que en el fondo siempre nos dejan alguna enseñanza.

En fin, estimado José, respeto tu opinión y tu carta a nuestra querida Alicia (la del país de las maravillas), pero te invito a no perder tu “muchosidad” por Venezuela, a ver las cosas positivas que tienen el país, a unirte a cualquiera de las redes que tiene este país y que está haciendo lo que Alicia (la del país de las maravillas) hizo cuando se miró a través del espejo. Te invito a recorrer el país y encontrar razones para seguir peleando por tener un país que sea no del primer mundo, sino de un mundo donde vivir será lo primero que importa.

Te invito además, a tomar media taza de té, para que nunca olvidemos que siempre nos faltará algo.

Gracias por compartir tu carta para Alicia (la del país de las maravillas) con nosotros, gracias por mostrarnos tu visión del país, espero que tú disfrutes mi visión del mismo.

26

Apr

¿Que cómo lo veo?

Qué graciosa esa pregunta, me la hicieron unas 20 veces en estas últimas dos semanas refiriéndose siempre –claro está- al circuito 2 de Miranda (Chacao-Baruta-El Hatillo y Leoncio Martínez), no sé por qué la pregunta recurrente, sobretodo porque no pertenezco al circuito aunque estuve involucrada en los comandos de los dos candidatos más fuertes: María Corina Machado y Carlos Vecchio.

¿Cómo lo veo? Bueno, voy a decirles cómo lo veo, y… aunque se pregunten por qué lo hago hoy, cuando ya pasaron las primarias, sé que entenderán al final del mismo porqué sacarlo hoy y no antes, además por qué la insistencia en que tanta gente lo leyera y difundiera.

¿Cómo lo veo? Difícil, porque sufrimos de un mal terrible: creer que nuestra opinión representa la de todo el mundo, o de la mayoría de las personas. Fue curioso participar en unas primarias, en un proceso así además en un circuito donde el mayor problema ese día era: unas exitpolls, una propaganda, un tweet. Y fue curioso porque para mí, que vivo en Catia (y que no estuve ahí en todo el día) el asunto era diferente, porque en mis primarias los problemas sería de otro tipo, sería con las personas afectas al gobierno.

Pero, más allá de eso, quiero hacer una reflexión sobre el circuito más opositor que tiene el país, ese que debería ser modelo, que además debería dar el ejemplo del país. Sin embargo, tengo un reclamo que hacerle a muchos de los que participaron en los comandos. Esto nada tiene que ver con los candidatos, sino mas bien con todos aquellos que los apoyaron.

En primer lugar, el cambio se hace, no sólo se dice. Me sorprendió ver la pelea que tenían ambos comando porque: “nos quitaron un afiche”, “salió 20 minutos en televisión”; “lo apoyó tal partido”. La pregunta que me pasaba por la cabeza era: ¿Por qué no hacen su trabajo por ganar y no culpar al otro en caso de perder?”. No encontré respuesta como siempre que me hago preguntas de ese tipo, al parecer la raza humana no es lógica. Me preocupaba ver que la pelea era como si estuviésemos en condiciones de democracia, cuando en realidad formamos parte de un juego macabro que aún no logramos descifrar del todo. Es terrible, pero cierto.

En segundo lugar, (y perdonen que este post será largo) ese circuito no es Venezuela. Recuerdo que en 2004 cuando perdimos el referéndum yo gritaba que nos habían robado porque toda  la gente de la cola de mi centro votaría “sí”. Sin embargo, hoy en día comprendo que nuestra opinión o la de mucha gente que está cerca de nosotros no es representativa del país, también lo es de nuestra cuadra. Comentemos ese grave error de hablar en nombre de Venezuela (28 millones de personas) con la base d haber visto “números”, escuchar a la gente del ascensor, o la nueva moda: leer twitter. Cuando realmente lo que necesitamos es recorrer el país para saber qué quiere la gente, para sentir al país y sobre todo: para hablar con propiedad.

En tercer lugar, los suplentes sí son importantes. Capaz no tengan voto-cosa que es importante tener-, pero sí se tiene voz. En la situación en la que estamos debemos reconocer que es importante ocupar la mayor cantidad de espacios posibles. Según mi criterio, debemos tener diputados en todas las comisiones y aunque no se tenga voto, pues se puede hacer bastante ruido y podemos sumar más gente para nuestras causas.  Debemos tener suplentes preparados, que cuenten con el apoyo de los ciudadanos, que sean conocidos por todos, que no sean como los del oficialismo.

En cuarto y último lugar, considero que si queremos el cambio debemos comenzar por dar el primer paso y materializar lo imposible en lo posible. No es necesario ser como el otro, sobre todo porque si criticamos lo que unos hacen no debemos hacerlo nosotros también, pero “sin que nadie se de cuenta”. Tratar de incumplir las reglas alegando que “el otro también lo hace”, me parece una de las cosas más bajas que se puede hacer no sólo en la política sino en la vida diaria. Solemos ser de los que criticamos, pero somos incapaces de pararnos a colaborar o votar un día de las elecciones. Solemos decir que nada sirve, pero no nos metemos a ver qué podemos cambiar.

Y… sencillamente… Ser ciudadano va más allá de sólo pararte a votar, es algo más complejo y completo. Ser ciudadano implica participar activamente en las decisiones que afectan tu vida, porque sí, aunque no lo creas la política afecta el día a día de cada uno de nosotros, lo que se decida y lo que no es importante para nosotros. Ser ciudadano es no culpar siempre al otro por los problemas, es tomar consciencia de que todos los problemas son de todos nosotros.

En fin, aprendí mucho y reflexioné mucho sobre el rol de los ciudadanos, de los partidos, de los entes que gobiernas. No sé si tengan coherencia o sentido para quien lee este post, pero por lo menos para mí sí lo tiene. Espero que entendamos que Venezuela va más allá de Caracas, que los problemas reales son graves y no imaginarios, que los equipos deben pensar en que representan a un candidato, que la guerra no está aquí adentro (aunque tengamos que depurar), que esta batalla va más allá de lo electoral.

Yo seguiré pensando en función a mi país, seguiré cuestionándome cosas, seguiré preguntándome ¿Qué queremos como sociedad? Espero tener algún día esa respuesta.

17

Apr

Somos Hugo y yo. Por Héctor Méndez

Aquí les dejo un post escribo por un buen amigo, Héctor Méndez, en nov de 2008.

_______________________________________________________

Hablemos claro. Puedes sentarte de ese lado de la mesa, yo me siento de este otro; pero hablemos claro.

Te considero un ser inteligente y perseverante. Lo has demostrado desde que llegaste al poder en 1999. Te considero además un oportunista, porque llegaste justo en el momento en que tu país se ofrecía más vulnerable, cabizbajo, y abriste un camino distinto en el cual creyeron muchísimos venezolanos, casi todos.

Te convertiste en una figura con mucho poder, pero no te fue suficiente y utilizaste todas las que tuviste a tu alcance, para constituir un gobierno dependiente de ti mismo. Lo suficientemente sólido para cubrirte las espaldas con varias personas que brincaron el río y se vistieron de rojo; pero también otros más sinceros y escasos, que creyeron en tu camino y aún están dispuestos a defenderlo a capa y espada.

Después de eso, empezaron a caer las promesas. No te miento, hablemos claro. Dijiste que te ibas a cambiar el nombre si quedaba algún niño en la calle, me prometiste limpiar el Guaire, me prometiste el fin de la corrupción y te aplaudí, el punto final para la pobreza extrema, que ibas a cambiar la realidad del país… y puedo seguir. Pero eso digamos no es lo más “grave”, sino que NO me dijiste que ibas a cerrar un canal porque no pensaba igual que tú, NO me dijiste que ibas a manejar la asamblea y los fondos de dinero a tu gusto, NO me dijiste que ibas a cobrar y a darte el vuelto, NO me dijiste que ibas a dividir en mi país y a proteger a los malandros… NO me dijiste que ibas a hacer lo que te diera la gana. Entonces, como podrás ver, las cuentas no han estado claras.

De eso te culpo: de hacer lo que te dé la gana y de permitir que tu gobierno sea de comiquita, de balurdos, de títeres. No me digas que no, porque tú mismo los hiciste. Son creados por ti y tienen tu conciencia. Ninguno en su sana naturaleza se atrevería a contradecirte.

Te culpo de engañar a muchos venezolanos, quienes se rinden ante tus palabras porque han creído, creen y creerán en ti por mucho tiempo, y tú ahí tranquilo sin cumplirles, preocupándote sólo por quedarte indefinidamente a la cabeza de este país. Y es aquí donde entra el asunto que me desvela, y me permito iniciarlo preguntándote: reelegirte indefinidamente ¿PARA QUÉ?.

¿Para que continúe la desidia de tu gobierno por muchísimo más tiempo?, ¿para cortar eternamente las vías de desarrollo más básicas que tiene una sociedad?, ¿para que te inmacules ante el mismo pueblo que pisoteas?… Me dirás tú que no, que estoy equivocado, que quieres cambiar la constitución para que Venezuela prosiga en su camino revolucionario y de ahí pasarás a decirme que tú, humildemente, te propones como el ser más capaz para llevar las riendas de Venezuela en ese lindo, mejor dicho, bellísimo trecho que hay desde donde aún estamos (a pesar de tus bien ganados 10 años) hasta donde nos esperan unas dulces doncellas socialistas con uvas en la mano y abanicos para echarnos aire… y aquél petróleo por el cielo.

Entonces, propongo no preguntártelo a ti, porque sé DE MEMORIA tu respuesta. Propongo preguntárselo a la señora ama de casa que consigue todo muchísimo más caro para hacer las hallacas, al mecánico que no puede continuar con su taller porque el control cambiario lo deja frito, al señor del kioskito que lo han robado como 4 veces en el año, a la secretaria que tiene que echarle un camión de bolas para llegar sana y salva a Guatire, a los que hacen justicia en este país y no han muerto en el intento, a los de aquél pueblito que sufren día a día las inclemencias del clima y no tienen a nadie quien vele por ellos, a las madres de los chamos que han muerto mientras daban sus primeros pasos en la delincuencia, a los que trabajan en tu gobierno y se quedan callados para no perder su trabajo, en fin… a todos preguntarles ¿PARA QUÉ ACEPTARTE INDEFINIDAMENTE?

Y estoy seguro, no es pesimismo, que habrán muchísimas personas que aplaudirán tus intenciones. Porque también es parte del venezolano hacer lo que le de la gana, porque aún existe muchísima gente que celebra EL PAN DE PIQUITO, porque aún somos inmaduros y preferimos unos riales en vez de seguridad social, porque hay gente que saltaría de felicidad con tu mandato eterno para poder seguir siendo HONGOS DE LA SOCIEDAD. Y a ellos, mis más sinceras palabras de condolencia.

Por eso queda de tu parte decirme cuándo y dónde. Y estoy seguro que nuevamente los venezolanos nos levantaremos tempranito y estaremos en las colas echando vaina y jodiendo, para llegar a las urnas y expresar nuestra voluntad. De hecho, ya hasta le agarré el gustico a las elecciones. También queda de tu parte empezar a comprar conciencias, a volverte loco. Por supuesto, quedará de mi parte ir a la máquina y pulsar NO… una, dos, tres, cuatro veces… LAS QUE QUIERAS, hasta que se dañe la máquina.

Y ese día los venezolanos respiraremos profundo. Tomaremos una bocanada de aire para hablar lo más fuerte posible.

Ese día… hablaremos MUY claro.

Héctor Méndez.

4

Apr

¿Venezuela para los jóvenes?

Esta pregunta constantemente salta a mi cabeza, sobre todo en los momentos en los que alguien me dice: “ustedes, los jóvenes deberían tomar las riendas de este país porque los viejos como yo ya lo dañamos”. Al parecer la mayoría de la gente en el país quiere que nosotros, los jóvenes, asumamos los roles que nos toca y que por miedo o quién sabe por qué no lo hacemos.

Después de estar tres semanas en España, terminando Lidera y aprendiendo sobre políticas públicas en un país del “primer mundo”, comprendí que es necesario que nosotros, no sólo desde nuestro espacio sino desde otros nuevos, comencemos a tomar las riendas del país y comencemos a asumir esos roles que los “viejos” no nos dejan, capaz por miedo también, pero miedo a perder su status quo.

Venezuela, igual que muchos países de América Latina (por no decir todos), es un país lleno de jóvenes, pero que no tienen oportunidades. El joven que nace en un barrio, por ejemplo, probablemente si es mujer a los 18 –o antes- tenga dos hijos y si es hombre capaz termine en malos pasos. Mientras que si es de clase media termine en la universidad pero desarrollando sus conocimientos y su vida en otro país; es decir, de cierta forma y por ambos lados estamos sufriendo una gran fuga de cerebros  y sobretodo de personas.

Pensar en una Venezuela donde es posible vivir, donde es viable tener igualdad de oportunidades es imaginable sólo cuando, como dice un gran amigo mío, “tienes a 100 personas a tu lado que piensan como tú”. Y esto lo digo porque regresé de España con el mejor regalo para todo el país porque regresamos 78 jóvenes con ganas de que Venezuela siga siendo el país para nosotros.

Probablemente muchos de nosotros no somos amigos, o no compartamos en muchos casos la forma de hacer las cosas, pero compartimos un código que nos une, ese de ser de Lidera, de formar parte no de un programa de liderazgo, sino de una generación que será la generación que comenzará a dar los primeros pasos para el progreso de Venezuela, para que el día de mañana los jóvenes que vendrán después de nosotros sigan construyendo lo que comenzamos, porque creemos en la continuidad, el progreso, pero por encima de todas las cosas, creemos en nosotros y en nuestra capacidad de ser agentes de cambio.

14

Feb

Sembrando y Sembrando

Sembrar la semillita de la duda: dícese de actividad que hace este gobierno absolutamente todos los días por absolutamente todos los canales y formas de comunicación. Actividad además que es 100% y fielmente comprada por todos aquellos de la oposición que, entre sus miedos e inseguridades, creen cualquier cosa que les lleguè de cualquier persona que se las envíe.

En este sentido, la ùltima semillita sembrada por Esteban, digo por Hugo Rafael Esteban de Jesús Chávez Frías (porque parece qque se cambió el nombre justo antes del artículo de Laureano Márquez), ha dejado en evidencia la poca organización y credibilidad que tiene la oposición de sí misma en este momento.

Esta semana vivimos la salida del Director del único canal que medianamente informaba respecto a lo que pasaba en el país. Este canal es Globovisión. Entre dimes y diretes, por twitter y blackberries se difundía la noticia sin tener una confirmación real: Ravell salió porque vendieron el canal a los chavistas, Salió porque se peleó con los accionistas, salió porque se va a la AN, y así fueron aumentando.

Debemos recordar que entre los accionistas del canal se encuentran Guillermo Zuloaga, dueño de Toyota Venezuela y quién tenía desde hace meses (junto con su hijo) una privativa de salida del país por motivos varios –. También está el sr. Nelson Mezherane a quien le quitaron la conseción del Parque Avila Mágica y cuyo banco (el Federal) se encuentra en peligro de intervención.

Con este panorama, claramente a favor del gobierno para sembrar una duda ante cualquier urgencia de hacerlo, los accionistas del canal le piden la renuncia a quien es un referente para la oposición: Alberto Federico Ravell. Una vez más, una jugada mal echa para que el gobierno ponga a la oposiciòn en Jaque mate.

¿Qué pasó después que Ravell sale del canal? El gobierno levanta la privativa de salida del país a Zuloaga, estudia la posibilidad de devolver Avila Mágica, y probablemente el Federal sea el ùltimo banco en ser intervenido (pues obviamente no se va a salvar). Ante estos hecho fácilmente llegamos a la conlusión de que el gobierno y los accionistas negociaron, pero ¿es realmente cierto?

No tengo las pruebas, pero tengo una semillita que quiero sembrar en ustedes ¿cuánta veces no han salido mensajes como este o han ocurrido eventos como este que nos ponen a dudar de nosotros mismos? ¿Cuàntas veces creemos primero en el rumor que nos llega sin sentarnos un minuto a pensar si quiera si esa persona podría o no hacer eso? ¿Cuánto daño no le hace una semillita de duda a la oposición? ¿Cuánto daño no le haría una semillita igual al gobierno?

La duda es más fuerte que algunas evidencias, porque con la duda pierdes confianza en aquello que creías. Espero por lo pronto, haberles sembrado la duda.

30

Jan

Diccionario del Siglo XXI: Socialismo a lo venezolano

Un día de esos en los que se va por la vida pensando en pajaritos que abortan, se me ocurrió que podíamos hacer unas modificaciones en el diccionario venezolano.

A continuación las nuevas definiciones:

Paz: Dícese del acto que llevan a cabo los policías metropolitanos, guardia nacional y afectos al gobierno cuando lanzan bombas a los estudiantes y manifestaciones pacíficas. También la encontramos cuando los estudiantes chocan su cabeza contra una bota militar.

Guerra: Incitación a la violencia por parte de los Estudiantes y manifestantes pacíficos. Este acto se lleva a cabo cuando gritan consignas a todo gañote o cuando aplauden y dicen: “Estudiantes”.

Imparcialidad: se refiere a la información que sólo se da del gobierno o sólo se da de la oposición. Dependiendo del bando entenderá la palabra.

Propiedad privada: Aquello que ahora es de todos, y a lo que le robaron la palabra “privada”.

Ministerios: están directamente relacionados con la chequera del gobierno, nadie sabe por qué.

Chavistas: grupo de personas totalmente conscientes de lo que hacen, incapaces de ser manipulados por su rabia o por algún “líder”. Amables y abiertos al diálogo.

Opositores: grupo de personas (al parecer todos millonarios) que viven en un país que ya no existe y que no entienden la nueva realidad. Al parecer sus consignas promueven la violencia aunque sólo griten: LIBERTAD. También véase en Chávez.

Sensación de inseguridad: dícese de aquello que tiene que ver con un malandro, su pistola y la sensación de que me robaron el BlackBerry.

RCTV: Niñito gafo al que le pegabas en el colegio y que un día se cansó y te golpeó. (Esta definición podrá ser interpretada por un grupo “imparcial” del gobierno como un “llamado al golpe”, “desobediencia civil”, “rebelión en la granja” o “pateada de mesa en un juego de dominó”).

Personalismo: Práctica inseparable del día a día de todo aquel que quiera ser “líder” de este país, bien sea chavista, opositor, ni-ni, manager de un equipo o conserje del edificio. Algo que nunca ocurre en Venezuela. Nosotros no creemos en ningún tipo de personalismo.

Gobierno: véase en Chávez

Estado: véase en Chávez

Instituciones: véase en Chávez

Mesa de unidad: Ente encargado de dividir al país, todavía no entienden bien cuál es su función. Se rumora (como cosa rara) que se decidirán por fumanchú quiénes van para primarias, quiénes van para consenso y quiénes no van ni para el baño.

Asamblea Nacional: Organismo totalmente imparcial (ver definición de “imparcialidad”. Dícese (también) de institución dónde quiere llegar la oposición para que el gobierno no apruebe leyes para el pueblo. En fin, Véase en Chávez.

Pueblo: Esta nueva definición tiene varias definiciones a su vez:

  1. Véase en Chávez
  2. Aplica para ser una masa inerte que va cegada a marchas, manifestaciones, paros, guarimbas, Miraflores, saqueos, y afines. (Siempre dirigidos por alguien de ambos bandos)
  3. Nombre que se “auto-da”  la gente cuando quiere que el gobierno les pare un poquito de atención.
  4. Se refiere a una población pequeña mejor conocida como “Provincia”.

Globovisión: Canal imparcial de todos los venezolanos.

VTV: Canal imparcial de todos los venezolanos.

Ni-ni: grupo (muy amplio) de personas que ni ven globovisión ni vtv. Se dice (según científicos de la nasa) que la oposición no los ha sabido leer aún, dicen lo mismo del chavismo.

Partidos políticos: también tiene varias definiones nuevas:

  1. Grupo de personas que se juntan de vez en cuando para soñar en ser presidentes.
  2. Grupo de autoayuda para los que creen que no estamos enrumbados hacia la dictadura.
  3. Grupo de personas que trabajan para Chávez, pues hacen lo que él dice todos los domingos.
  4. Gente que se viste toda del mismo color. Así como ignoran al resto de los colores, parece que ignoran una realidad.
  5. Grupito chiquito de personas que se están ganando el respeto de algunas personas de la oposición (tenemos que hacer algo).

Estudiantes: grupo de locos disociados a los que se les ocurrió un día pensar en que podían vivir en un país diferente. Su mayor arma: la razón, por esto deberán ser condenados. (Ya salió el decreto)

Chávez: dícese de un líder que gobierna el país de Venezuela. Se cree estado, siendo gobierno. Se cree asambleísta, sino sólo presidente. Tiene complejo de Dios pues cree que puede estar en todas las instituciones. A todos los anteriores los convirtió en “personalistas”, aunque no cree en el culto a la persona. Se refiere también a aquél que respeta a la oposición y a la discidencia, pues sólo quiere tener PAZ con ellos. También cree ser el que representa al “pueblo”, no sabemos en cuál de todas sus facetas, pero creemos que tiene que ver con todas.

Hombre amable y abierto al diálogo que quiere evitar la guerra propuesta por los estudiantes. Aunque globovisión es un canal imparcial, igual que vtv, pasará a ser pronto como el RCTV. Tomando en cuenta la descentralización de los ministerios, que hacen su tarea solos (cobran el cheque) Entiende que la sensación de inseguridad es sólo una manipulación mediática así como la propiedad privada.

Para entender esta última definición será necesario que entienda y digiera todo el diccionario anterior.

Venezuela: país en el que nací y en el que quiero ver crecer a mis hijos. Gran potencial de ser un país del primer mundo, con líderes nuevos que te dicen: la cosa se pone interesante. Lleno de jóvenes creativos que no se calan un diccionario como el anterior. Porque las cosas son como son… Nosotros somos el futuro que está presente.

Page 32 of 36« First...1020...3031323334...Last »