Laura Solórzano

Escribir es estructurar la vida

1

Jul

A los jóvenes que quieren cambio sin involucrarse

El mundo está convulsionando. Al parecer los jóvenes despertaron, probablemente gracias a Internet, y se dieron cuenta que en el mundo hay instituciones llenas de gente que toma decisiones que afectan en su día a día. Hay protestas en Turquía, Brasil, Egipto, Nicaragua (aquí son los adultos mayores) y en otra cantidad increíble de países que han sido gobernados durante años por los políticos de siempre, pero ¿Qué pasa con estos jóvenes?

No tengo cifras electorales de todos estos países. Tengo –por intuición, porque no hay cifras oficiales- algunos datos sobre los jóvenes en mi país, Venezuela, aquí los jóvenes votan, pero no se informan. En mi país aún hay muchos jóvenes que no entienden que hay instituciones llenas de gente que toman decisiones que afectan su día a día. Solo para el registro, por “instituciones llenas de gente que toman decisiones que afectan su día a día” quiero decir: gobiernos.

Muchas veces he escuchado “la política no me interesa”, “no tengo nada que ver con la política”, “a mí no me afecta lo que pase en la política”, pero ¿Alguna vez pasó por tu cabeza que había alguien en algún lugar que se encarga de aumentar los impuestos? ¿Alguna vez, solo por curiosidad, te pusiste a pensar de dónde salía el dinero para tapar el hueco de tu calle o cómo era el proceso? ¿Alguna vez en toda tu vida te interesó saber quién era tu candidato a la Asamblea? ¿No? Entonces, ¿A quién le estás exigiendo realmente? ¿No hay una falla de lado y lado? ¿No dejaste un hueco abierto para que cualquier loco te representara y tomara decisiones como “saltar la talanquera”? Si la política no te afecta, ¿Por qué crees que no te “afecta” si nunca te has tomado la molestia de escoger al mejor candidato y de exigirle?

No quiero hablar por países en los que no vivo y cuya realidad no conozco pero podría preguntarle, a los jóvenes que protestan en Egipto –y donde ya hay 5 muertos – lo siguiente: ¿Qué pensabas cuando escogiste a Morsi como tu presidente el año pasado? ¿Dónde quedaron todos esos jóvenes con convicciones de que podían ser un mejor país? ¿Pretenden solucionar el país con protestas cada vez que no les guste el presidente?

Tal vez podría preguntarle, también, a los de Brasil ¿El pasaje estudiantil gratuito funcionará? ¿Cómo creen que se sostendrá el pasaje gratuito en un país de más de 190millones de personas? ¿Creen que con protestas, solo con protestas, se arregla la corrupción? ¿Cuántos de ustedes se han involucrado en alguna organización política o social para trabajar por un mejor Brasil?

Los países cambian cuando sus ciudadanos toman conciencia de su rol y no cuando esperar que los gobiernos solos resuelvan los problemas. Sé que esto podría parecer una “apología al sistema”, pero no lo es. El sistema existirá por algunos años más y mi intensión no es eliminar el sistema, este se debe cambiar pero para poder hacer un cambio real se necesita gente con valores y convicciones reales para que así sea.

Entonces, y esta pregunta va para los de esos países y para este también, ¿Cómo pretenden cambiar un país y que este se adapte al siglo 21 si todavía nos gobiernan nuestros abuelos? ¿Cómo se supone que le vamos a exigir a nuestros gobernantes si no los conocemos? ¿Cómo creen ustedes que será el mundo en los próximos 20 años si no hacemos algo hoy por lograr un cambio real?

Se trata de superar el pasado para poder avanzar, se trata de dejar en paz a los fantasmas de las dictaduras, de las guerrillas, de las malas políticas para avanzar con las nuevas caras, las nuevas ideas, las convicciones que hacen posible los grandes cambios de la sociedad.

No les estoy diciendo que corran a inscribirse en un partido político porque yo no formo parte de ninguno, solo les estoy diciendo que por lo menos se tomen la molestia de pensar un poco más allá, les pido que se informen, que se eduquen y que a la hora de emitir una opinión por lo menos tengan un conocimiento más allá de lo que sus pequeño mundo les dice. Cambiar un país, cambiar el mundo requiere valentía, sacrificios, pero también requiere que los jóvenes ciudadanos tomen conciencia de su rol en el mundo. La rebeldía sin causa quedó en los 60’s, esta es la era de la información y como tal no deberíamos permitirnos no estar informados.

La manera en que nos comunicamos está cambiando y con ella el mundo entero, es hora de tomarnos en serio el siglo 21.