Laura Solórzano

Escribir es estructurar la vida

10

Apr

Carta a Pedrito Carvajalino (@carvajalinop)

Buenos días Pedrito:

¿Cómo me le va? Pues a mi bastante bien. Le escribo porque esta mañana me desperté con una gran sorpresa al ver que en su cuenta de Twitter promovía un HT bastante homofóbico. Déjeme decirle, querido, que me sorprendió bastante viniendo de usted; siempre pensé que, dentro de su rebeldía, contaba con argumentos sólidos para defender a sus candidatos. Claro, recordemos que Maduro no es Chávez y esa es una verdad fáctica e irrefutable, ¿o no?

Pero hablemos de una cosa, Pedrito. Cuénteme algo ¿Dónde está la aprobación del matrimonio igualitario? Mejor, adornemos el vocabulario, ¿Por qué cuando toda la Asamblea Nacional fue de ustedes no aprobaron la unión libre entre personas del mismo sexo? ¿Tan amiguitos somos de Ahmadinejad que ponemos por encima de los principios socialistas la “ideología” retrógrada de un amigo de tu gobierno?

Cuéntame otra cosa, Pedrito querido, ¿Por qué las autopistas venezolanas están llenas de huecos y sin iluminación? Te recuerdo, gordo, que hace más de 4 años eso es competencia del ministerio. Yo, Pedrito, no vengo a hablarte de ideología que en libros  suenan hermosas y enamoran cual cuentos de hadas. Yo a ti, chico, te vengo a hablar de hechos fácticos e innegables, ¿O me vas a decir que el tema de la electricidad no es un problema grave en el país?

Claro bello, pero es que tú no lo sufres a diario porque eres tan caraqueño como yo y no sufres de eso, pero ¿CORPOELEC no es del Estado? ¿No se nacionalizó hace años porque “robaban al pueblo”? ¿Hay saboteadores? ¿Por qué no están presos? Si hay saboteadores, ¿Por qué sabotean solamente el interior del país? ¿Por qué en Caracas siempre tenemos luz? Porque no hay nada, gordito. Entiende una cosa Pedrito, el sabotaje, como ustedes lo llaman, es que los trabajadores construyan esa cosa etérea que ustedes llaman “Patria” y no que puedan hacer su trabajo.

Ahora que hablamos de eso llamado “Patria” que es tan efímero como un tejemanil (esto es una palabra que usábamos en la clase de metafísica para hablar de cosas que no existen, porque acuérdate que estudié filosofía), cuéntame algo ¿Qué es para ti Hacer Patria? En serio quiero saber porque para mi Hacer Patria es tener servicios públicos que funcionen: agua, luz, transporte público, internet, salud. Hacer Patria, Pedrito es no tener miedo de caminar por la calle. Hacer Patria, chico, es que mis amigos LGBTI tengan los mismos derechos constitucionales que yo porque te recuerdo, querido, que no los tienen ¿O me vas a negar esto? Hacer Patria es fomentar la empresa porque eso genera más empleo y el empleo, gordo, hace que la gente se sienta útil y sentirse útil es sentirse feliz y sentirse feliz es pasar por alto el resentimiento.

Yo, Pedrito, no vine a hablar de ideología, pero te recomiendo, de pana, dejar de lado a tus teóricos viejos y comiences leer a los nuevos, esos que por fin entendieron que en este ecosistema llamado País todos somos necesarios. La izquierda y la derecha, querido, se le quedaron pequeñas al siglo 21. En este ecosistema, se triunfa cuando se entiende que el Estado debe enfocarse en generar oportunidades justas para todos, abrir terreno pues y que la empresa privada es fundamental. No se trata, Pedrito, de canibalizarse, se trata de entender que debe existir ese equilibrio. Y, otra vez, esto no es una ideología idealista, te invito a que veas ejemplos en países cerquita: Brasil, Uruguay, Chile, Colombia, Perú.

Y hasta acá se lo dejo, Pedrito porque podría extenderme mucho y seguro se cansa de leerme, porque ¿Sabes qué es desagradable para quienes tenemos vergüenza que nos lean una cartilla llena de verdades irrefutables?

Espero su respuesta,

Se despide, su pana:

Laura Solórzano.