Laura Solórzano

Escribir es estructurar la vida

5

Apr

Desnuda #DesnudosConLaUCV

20140405-024541 p.m..jpg

Desnuda y desprotegida, así me siento frente a un gobierno que desampara a su gente. Desnuda ante la inseguridad que no me dejaba caminar tranquila por la calle a la hora que se me diera la gana. Desnuda ante la injusticia y la impunidad, la corrupción y la ineficiencia. Me gusta desnudarme, pero en un contexto seguro donde estar sin ropa ni implique estar desprotegida. Hoy, más que nunca, me siento desnuda por los que quedan, por los que no tienen protección ante un Estado que, en lugar de resolver los problemas, decide ignorar a la mitad del país y a la mayoría de los problemas. Me siento desnuda por la UCV, la UCAB (mi casa de estudio), la UPEL, la ULA, la UCAT, todas. Me siento desnuda por Táchira, Mérida, Carabobo, Monagas, Bolívar, Zulia, Caracas, todos. Me siento desnuda por la madre que no consigue pañal para su hijo. Desnuda por el abuelo que no encuentra la pastilla para la tensión. Desnuda por el enfermo de cáncer sin quimio, por el diabético sin insulina. Me siento desnuda por los estudiantes privados de libertad injustamente, también por el chamo que entró por un delito menor y nunca tuvo condena firme y sigue dentro de una prisión peligrosa. Desnuda por las mamás que mañana llorarán a sus hijos afuera de la morgue. Desnuda por los que tienen miedo de volver, de luchar. Desnuda por los que no escucha, porque ellos también me hacen sentir desprotegida.

Me siento desnuda, pero no destruida. Me siento desnuda y cada segundo más fuerte.  Me siento desnuda, pero no muda.