Laura Solórzano

Escribir es estructurar la vida

24

Jul

Fernando podría ser mi amigo.

Fernando Bello es un joven caraqueño, tiene 27 años, es internacionalista. Fernando es fanático del Caracas Fútbol Club, es creativo, le gusta Superman. Fernando tiene amigos, se ríe, escribe bien en Twitter, le gusta el fútbol, tiene mamá, papá, probablemente hermanos. Estoy segura de que Fernando tiene miedo cuando está en la calle porque lo pueden robar. Fernando creen en Capriles, en una Venezuela diferente y por eso aquel día hizo lo que hizo.

Fernando hizo algo que yo misma hubiese hecho, sacó su celular para grabar a su jefe, el Ministro Ricardo Molina, mientras le decía a los trabajadores del ministerio de vivienda que a él no me importaban las leyes laborales y que botaría a todos los “activistas y militantes” de los “partidos fascistas como Voluntad Popular”. Fernando cree en el poder de las redes sociales y por eso subió el video a YouTube para que todos lo pudiésemos ver. El video fue noticia, Fernando no. Eso está bien, así debe ser.

Ayer le tocaron la puerta a Fernando, se lo llevaron preso por un delito absurdo, el “delito informático”. Para mi que lo que cometió fue la tontería de ponerle su nombre al video en YouTube sabiendo lo que nos venía, pero tal vez era necesario que pasar algo así, no lo sé. Fernando podría ser mi amigo, podría ser ese compañero de universidad con el que luché mano a mano en la calle cuando la policía nos atacaba. Fernando podría ser mi amigo, pero peor aún, Fernando podría ser yo después de escribir este post.