Laura Solórzano

Escribir es estructurar la vida

30

Nov

Hay que votar por la unidad #QueNadaTeDetenga

Esta es la situación. Se murió Chávez hace unos meses. El 10 de marzo Capriles anunció que sería nuevamente candidato para las elecciones del 14 de abril. Muchos, muchísimos pensaban que esa decisión era absurda porque él igual perdería y además dejaría de ser líder del país. A él, al parecer, eso no le importó. Asumió una campaña donde tenía todo en contra, más que la vez anterior. Maduro ganó gracias a la trampa. La trampa fue sencilla: a punta de armas nos sacaron a los testigos y a punta de amenazas compraron1464703_646823822047041_829880945_n votos. Sin embargo, Capriles sacó un millón de votos más que el octubre. Votó la misma cantidad de gente, es decir, ese millón no fue un millón que se sumó porque no había votado.

Luego, Maduro sintió que no era legítimo. Dentro del PSUV hay divisiones, esto no lo digo yo, y mucho menos un profeta balurdo, esto lo dice lo obvio. En la campaña regional de 2008 la unidad del PSUV era obvia. Todos los candidatos tenían los mismos colores, las mismas canciones, todos tenían la foto con Chávez. El Partido Socialista Unido de Venezuela, por lo menos en la imagen, dejaba claro que eran “unidos”. Ganaron muchísimas alcaldías, con eso han destruido el país. Así que técnicamente la destrucción del país no fue 100 % responsabilidad de Chávez sino de los alcaldes y obvio, de quienes votaron por ellos, pero ese es tema de otro texto. En los lugares donde no ganaron la alcaldía, como en el municipio Sucre de Caracas, por ejemplo, ganaron el consejo legislativo.

Verán, en Venezuela tenemos un gobierno Federal. Aunque no parezca, cada estado es independiente (claro, dependen del gobierno central para que les dé el situado constitucional, entonces la independencia es más bien como la del hijo de 27 años que trabaja, se paga su “vida” pero vive con los papás). Cada municipio tiene un consejo legislativo en aras de vigilar por el cumplimiento y ejecución correcta de los proyectos de las alcaldías. El problema está en que el consejo legislativo puede bloquear todos los proyectos que tenga un alcalde.

En los lugares donde el alcalde es opositor y el consejo legislativo es del PSUV, los proyectos se bloquearon. El caso de Ocariz en Sucre es el más emblemático. En cualquier país en el que se respeten las instituciones, eso sería genial, ¿Por qué? Porque el check and balance se daría, claro, tendría que ser el PSUV un partido serio y que buscara, realmente, el desarrollo del su municipio, aquí es una desgracia.

En estos meses, el lado de la oposición cercano a otros dirigentes nacionales ha criticado fuertemente a Capriles. Hay gente que no ve la imagen completa, eso es lo que pasa. Por otro lado, mientras más municipios recorre él, más gente se suma al proyecto de la unidad. En febrero del año pasado tuvimos un proceso de primarias, ganaron unos candidatos a alcaldes y gobernadores. En diciembre la gente estaba deprimida y no salió a votar, por lo que algunos de nuestros candidatos perdieron. Por ahí muchos se han agarrado de esas derrotas para decir que: las primarias no sirven para nada porque en un año y medio todos los que votaron por el candidato que ganó decidieron que ya no les gustaba ese candidato porque mercurio estaba retrógrado. Esos son los mismos que decían: las encuestas no sirven para escoger candidatos porque las pagan y entonces salen los resultados que les da la gana. Esos son los eternos inconformes que no quieren mover un dedo para cambiar el país, los árbitros de tribuna.

El próximo domingo, vamos a un proceso importante. Sí, no es el “más” importante, pero es un proceso importante… Como todos los procesos electorales. Probablemente eres de los que piensan que las elecciones realmente no son importantes porque los políticos no se preocupan por el país, pero ¿Nunca pensaste que los políticos que son así ganan porque la gente que debería votar y votar inteligentemente no sale a hacerlo? Ah bueno, entonces ahí tenemos un problema. El país necesita un cambio, pero un buen cambio, no un rapidito como los que hemos tenido a lo largo de nuestra historia contemporánea.

Las elecciones del domingo son importantes porque vamos a escoger a esa persona que está más cerca de nosotros. El alcalde. Municipios como Chacao, Baruta, El Hatillo, Naguanagua, San Diego y todos los demás que se le parezcan en todos los estados (y me perdonan porque solo hablo de lo que conozco y esos son los que conozco), no son “buenos municipios” porque la gente que vive ahí tenga una configuración genética diferente, son así porque tienen buenos alcaldes que hacen que el entorno sea más agradable para sus ciudadanos. El entorno nos define. De cierta manera, nos condiciona. Esta semana les contaré mi historia con los semáforos, para explicarme mejor.

1467388_649359695126787_1038549440_nEntonces, hay que votar por la unidad. En muchos municipios es probable que no les gusta el candidato. A mí no me gusta mi candidato, yo no voté por él en las primarias, pero mi candidato perdió y yo juego para el equipo. El candidato por el que me toca votar es Ismael García. El domingo, no importan qué pienses de tu candidato, ten un acto de fe con todo nuestro proceso de cambio hacía el progreso, confía en quienes trabajan para tener un mejor país. Los que creen que con una marcha sacarán a Maduro y se arreglará el país, les pido que por favor entiendan que los cambios, los buenos cambios, los que duran para siempre, los que cambian el rumbo de un país, no se hacen desde un teclado convocando marchas anónimas. Se hacen desde la calle, con la gente, con el otro, sobre todo con el que piensa distinto.

Los invito a reflexionar al respecto. El cambio del país debe darse en nuestras mentes, en nuestras instituciones y la única manera de hacerlo es recuperándolas. El 8 de diciembre tenemos que votar por la unidad, y que nada nos detenga.